lunes, 31 de octubre de 2011

Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio

Llevamos mucho tiempo siendo bombardeados por adaptaciones de cómic en las carteleras de nuestros cines, más para bien que para mal. Digo esto último porque por muy mal que salgan algunas películas, siempre acabamos saciando nuestra curiosidad por ver cómo quedarían nuestros personajes favoritos en la gran pantalla. Aunque también hay que reconocer que las decepciones suelen ser constantes y a veces incluso dolorosas. En el caso del cómic europeo no cabe duda de que hemos encontrado verdaderas barbaridades. A la cabeza de la mediocridad se situarían las pésimas adaptaciones de Lucky Luke, Blueberry o incluso de Astérix, que son incapaces de igualar las versiones animadas que se realizaron con mayor destreza, ingenio y calidad. Podría ser que, realmente, es difícil trasladar a la imagen real ciertas aventuras y sucesos que funcionan mucho mejor en papel. Probablemente Spielberg y Jackson pensaron lo mismo a la hora de enfrentarse al reto de trasladar a la gran pantalla a este mítico personaje franco-belga que tanto nos ha fascinado a lo largo de las últimas décadas, y por eso decidieron aplicar la técnica de captura de movimiento en CGI que tan poca fortuna le ha concedido a directores como Zemeckis

Cuando salieron las primeras imágenes y trailers, algunos escépticos nos sentimos decepcionados por el uso de tan impersonal y poco fascinante técnica. Muchos preferíamos ver a actores de carne y hueso ofreciéndonos su propia versión de los personajes. Pero Spielberg obró el milagro, consiguiendo un efecto entre realidad y caricatura que sorprende por lo efectivo que resulta. No es imagen real, pero se acerca, y el resultado es sencillamente inmejorable. Esto no se debe solo a un buen trabajo de animación y diseño, sino también a una dirección tan asombrosa que solo puede provenir del maestro del cine comercial más auténtico y espectacular. Pero ojo, no es un espectáculo vacío, es pura narrativa, un desenfreno maravilloso en donde la vista jamás pierde la acción y sabe perfectamente qué es aquello que debe observar, por mucho que desfilen multitud de detalles a cada minuto que no tienen desperdicio. En otras palabras, es dinamismo y aventura en estado puro, sin perder de vista la historia o los personajes, dejando que que el espectador quede prendado a cada momento de lo que se está contando. Es, simplemente, Spielberg haciendo lo que mejor sabe hacer e incluso perfeccionándolo: el "más difícil todavía" en su máximo esplendor. Al final se comprende por qué recurrieron a este tipo de animación, ya que así el director se puede permitir realizar virguerías con la cámara y unas transiciones de escenas que pocos (o nadie) sabrían hacer de una forma tan convincente. 

Todo esto sin olvidar la maravillosa actuación de los actores que, aunque no estén ahí, se "sienten". Especialmente el carismático e incomparable Andy Serkis, sorprendiéndonos por segunda vez en lo que va de año con una interpretación del Capitán Haddock memorable, con toda la chispa y la diversión que es capaz de ofrecernos en su versión comiquera. No es que Jamie Bell (Tintín) o el dúo formado por Simon Pegg y Nick Frost (Hernández y Fernández) se queden atrás al respecto, pero no cabe duda de que el buen capitán, incluso por su papel en la historia, es quien más se lleva todo el protagonismo, con permiso del genial Milú. Pero es que en general, los personajes son quienes deben ser, mantienen la personalidad y las motivaciones intactas, con sus frases más características. Es, en definitiva, un trabajo de adaptación soberbio, la película nos transmite las mismas sensaciones que experimentamos con el cómic original, pero con el aliciente de lo que es capaz de transmitirnos una buena película de Spielberg. La suma de todo esto consigue que los niños disfruten y que los adultos se sientan niños. Es sencillamente una película entrañable, encantadora y muy divertida, que nos retrotrae a la infancia y que nos evade por completo, hasta el punto en que deseamos que no acabe nunca el entretenimiento. Casi resulta anticlimático que acabe tan pronto. ¡Ansiamos más! 

Descubrir que aún podemos sentirnos como un crío grande en los cines es el mejor objetivo que se puede conseguir con un producto de estas características. ¿Qué más se puede pedir?

lunes, 24 de octubre de 2011

DC: The New 52 - Veredicto y fin

El motivo por el que he realizado todas estas reseñas es simple. Algunos dirían que es por regodearme en la extraña situación en la que se ha sumido la editorial DC desde que entraron en ella editores poco capaces, ya que en verdad quien me conoce sabe que siempre he tendido a ser más un lector de personajes de Marvel. Pero aunque no lo parezca, siempre he sido un fan letal de Batman y siempre he querido leer algo bueno de otros personajes como Aquaman, Wonder Woman o Green Lantern. Le he dado numerosas oportunidades a la editorial, especialmente cuando Planeta se hizo con los derechos, y casi siempre he salido escaldado. Quizá porque le concedo menos manga ancha, puesto que conozco mucho menos a los personajes, tiene que esforzarse mucho más para complacerme. 

En todo caso, este New 52, desde el principio ya olía a chamusquina, por lo apresurado que parecía un proyecto de este calibre, por la terrible excusa llamada Flashpoint que emplearon para dar pie al nuevo universo de ficción, por la idea del reboot a medias y por los autores implicados. Aún así, quería comprobar por mis propios ojos si el despropósito era tan mayúsculo como parecía, especialmente por si me perdía alguna joya escondida por el camino. Y estas son las conclusiones que he sacado: 

  • 52 son demasiadas series y se nota especialmente por la cantidad de redundantes que hay. Entre las que se parecen como dos copos de nieve tanto en tono como en el uso de los personajes y las que no aportan absolutamente nada, se nota en exceso que buscaban llegar a esa cifra como fuere. Parece como si los editores vieran en ese número algún tipo de propiedades mágicas para las ventas o algo por el estilo, pero esa decisión solo nos recalca los caprichos de un mandamás que lleva tiempo tratando de destacar con las mismas ideas una y otra vez, sin pensar en todo lo demás. En todo caso, resulta incomprensible que Batman The Dark Knight y Detective Comics convivan con exactamente los mismos objetivos, el mismo personaje, el mismo tono y los mismos errores, con dos dibujantes actuando de autores completos. Es un ejemplo muy exacto de todo lo que comentaba, desde luego.    
  • Algunos autores son desacertados y existen ausencias muy lamentables. James Robinson, Kurt Busiek, Will Pfeifer, Paul Dini, Chuck Dixon y algún que otro autor que se ha pasado a la competencia como Greg Rucka, todos ellos habrían venido muy bien para este relanzamiento, pero no están por estas series. Los motivos los ignoro, lo mismo alguno trabaja en exclusiva para alguna editorial que desconozco y demás. Pero se nota que el tener que sacar tanto número les ha llevado a fichar a un grupo de autores que hacía tiempo que no veíamos por las editoriales. El caso más sonoro es el de Scott Lobdell, por supuesto, que no es que vuelva con un título cualquiera, no, sino que viene con la responsabilidad de relanzar dos franquicias de gran importancia, como son los Titanes y el propio Superboy. Sin olvidarnos de Capucha Roja y sus acompañantes, que tampoco son moco de pavo. No se comprende que de repente le ofrezcan cabeceras tan importantes, siendo uno de los que perpetró una de las peores épocas para los mutantes en los noventa, habiendo permanecido tantos años en una serie sin aportar nada nuevo de gran interés. Es una mala decisión, lo mismo habría funcionado mejor con personajes más desconocidos, pero irónicamente autores que han demostrado más ingenio, calidad y versatilidad como el dúo formado por Abnett y Lanning solo hacen series bastante más secundarias, mientras algunos dibujantes juegan a ser escritores en otras de mayor popularidad. Inconcebible, incluso el evento post-Crisis Infinita, "Año después", estuvo mucho mejor organizado y planificado.
  • El tono general es pretenciosamente transgresor, pero solo consigue hacer iguales a todas las series de forma forzada. Violencia, erotismo y cierto toque macabro. Villanos nuevos a tutiplén, la mayoría misteriosos, todos psicópatas ávidos de sangre. Gotham City nunca había sido tan sórdida, parece sacada de Se7en o Saw, y las chicas podrían provenir de Sin City y no nos sorprenderíamos en absoluto. Es como si el espíritu del peor Frank Miller (el mal entendido, sobre todo) se hubiese apoderado de la editorial. Solo se salvan aquellas series cuyos autores tienen la suficiente destreza y personalidad para lidiar con todo ello. Pero tanto los nuevos como los dibujantes o las "viejas glorias" hacen gala de un toque realmente repulsivo y forzado de sensualidad barata (si al menos asomara algún pezón, que sabemos que eso es imposible) y casquería por doquier. Los mejores ejemplos los tenemos en Tony Daniel, David Finch, Lobdell o Winnick. Ver para creer.
  • Los cambios y la eliminación total de ciertas etapas de la continuidad no compensan en absoluto. Especialmente alarmante en el caso de Flash, JLA, Green Arrow o los Titanes. Esas series estaban muy bien asentadas, con unas etapas más que consolidadas, pero por alguna extraña razón decidieron dar unos enormes pasos de cangrejo con ellas, eliminando de una tacada historias realmente interesantes y provechosas que son irrepetibles. Ver cómo los autores tratan de obviar esos momentos a su manera buscando caminos similares es desesperanzador, y sobre todo muy aburrido. Quizá los nuevos lectores no tengan esa desagradable sensación de leer lo mismo pero mucho peor contado, pero los que estaban ahí, probablemente la gran mayoría, dudo que estén muy interesados por ver cómo reescriben la historia manteniendo solo lo que a los autores les conviene. Si fuera un reinicio total, sería otra cosa, se adoptaría otra actitud y se aceptaría en cierto modo. Pero siendo parcial es más difícil subirse al carro, porque ni siquiera la editorial tiene claro qué vale o qué no, improvisan sobre la marcha. 
  • Las mejores series son las que casualmente habrían salido exactamente igual sin el reboot. Siendo este el punto el más triste de todos. Animal Man, Wonder Woman, Batman & Robin... estas tres son algunas de las mejores del evento, consolidándose además con el número 2, prometiendo mejorar en un futuro. Y curiosamente, si uno se para a pensarlo, es evidente llegar a la conclusión de que habrían funcionado igual sin todo el esperpento que han realizado de por medio. De hecho, son series que continúan tramas ya realizadas en años anteriores, que demuestran que no todo lo que se había hecho estaba mal y que la continuidad es importante para dotar de trascendencia, solidez y credibilidad a muchos personajes que, de otra manera y como se ha demostrado en el punto anterior, no nos gustarían tanto. Esto solo reafirma que los cambios, lejos de mejorar las cosas, han hecho mejores a aquellos personajes que ya contaban con un status quo muy interesante y con posibilidades. Precisamente el que ya tenían antes de este evento.

  • Han perdido una enorme oportunidad. El pseudo-reboot, lejos de haber mejorado nada o de haber aportado solidez a lo que ya había, ha convertido la continuidad de DC en un extraño castillo de naipes sin ningún tipo de base, que cae lentamente ante nuestros ojos sin que nada pueda impedirlo. En otras palabras, los lectores de siempre podemos intentar confeccionar nuestro propio mapa de los acontecimientos en nuestra cabeza, pero los lectores novatos se van a encontrar muy perdidos entre unas cosas y otras, especialmente porque no todo empieza de cero. Es un caos, ¿cómo lo solucionarán en algún futuro? ¿Comenzando de nuevo? Para entonces quizá sea demasiado tarde, quizá los números 1 no volverán a causar la misma impresión si se repite la jugada. Muy bien se tendrían que hacer las cosas para que todo funcionara tal y como está a largo plazo. Era una buena ocasión para tomar las riendas y poner un poco de orden en todo el caótico recorrido que llevaba siguiendo la editorial desde hace media década. Pero no lo han aprovechado, al contrario: lo han empeorado aún más.
Cabe destacar que todavía estamos ante números 1, con el decompresive storytelling tan en boga hoy en día, algunas de las series todavía no han terminado de arrancar y podrían darnos alguna futura sorpresa, del mismo modo que también podrían acabar fatal, sobre todo teniendo en cuenta que muchos equipos creativos da la impresión de que no van a aguantar mucho. 

Al final es lo de siempre, solo se necesita una buena gestión y buenos autores para conseguir la fidelidad de un grueso de lectores. Con esto, da la impresión de que ni siquiera esa mitad del trabajo la van a cumplir, porque de hecho no la han cumplido desde hace unos cuantos años. En otras palabras, mucho tiene que mejorar el asunto para que todo esto vaya a buen puerto, porque por mucho que el mes de septiembre fuera un éxito de ventas solo es un caso puntual que puede ir en un peligroso y progresivo declive en los meses venideros. No me gustaría, sinceramente, que la editorial se fuera a pique por tantas malas decisiones acumuladas, pero algo me dice que, como no reaccionen a tiempo y rueden cabezas, podría enfrentarse a serios problemas. Por ahora, la confianza y la credibilidad la están perdiendo a marchas forzadas, y eso ya de por sí es muy alarmante. El tiempo dirá en qué acaba todo esto. Me encantaría poder decir en un futuro que fui un alarmista.

sábado, 22 de octubre de 2011

DC: The New 52 - 28 de septiembre (2)

Vampire #1 

Es un título con un tono tan Vértigo que no se entiende dentro del universo DC más tradicional. A no ser que próximamente algún superhéroe tenga una presencia relevante, que no lo descarto. En todo caso, es un buen primer número, con un protagonista que tiene alguna que otra cosilla en común con Blade, solo que mucho más interesante por sus poderes (los del vampiro de Stoker) y su aspecto joven que, por lo que parece, se contradice con su edad real. En todo caso, va al grano enseguida y presenta una guerra entre humanos y vampiros que podría ser muy golosa en números venideros, y más si tenemos en cuenta que de por medio hay una historia de amor trágica. Además, el dibujo de Andre Sorrentino recuerda muy agradablemente al de Jae Lee en sus buenos tiempos. Lo dicho, una sorpresilla de mano de dos autores que no conozco de nada y que quizá nos dejen en vilo en los meses venideros. O eso, o la serie naufraga, pero por el momento me ha enganchado. 

Valoración: 7 / 10

Justice League Dark #1 

Al fin una presentación decente de todo un grupo, ¿tan difícil era? Para Milligan por lo visto no, y este número, que posee un toque muy Vértigo pese a tener a personajes de la JLA por en medio, es un arranque perfecto para lo que parece la reunión precipitada de una serie de tipos relacionados con la magia. Zatana, Shade, Constantine, Xanadú... entre otros, actuando a contrarreloj para detener una amenaza complicada que resulta estar provocada por... una vieja conocida. Interesante, bien escrito y con un dibujo bastante bueno que por lo menos concede cierta personalidad a la colección, pese a la rigidez y estatismo en según qué escenas. Esta sí pinta bien, y además con mucho potencial. Ahora queda por ver si Milligan sigue cumpliendo en números venideros. 

Valoración: 7 / 10

Teen Titans #1 

No decepciona, pero porque es un número uno tan malo como cabría esperar. El principal problema es que Lobdell no conoce a los personajes que escribe, y eso se nota tanto que hasta duele. Es más, tiene precisamente el handicap que posee todo el maldito evento: no se presenta nada que justifique el comienzo desde cero. O desde uno, o desde dos, lo mismo da. Aunque parece que se mantiene parte de la historia de Tim Drake, ahora la Young Justice es un maldito espejismo. Esto es exactamente como el número de la JLA de Johns y Lee, con Robin intentando buscar a los miembros de su futuro equipo de Titanes. Lo curioso es que respeta hasta una estructura similar: los humanos temiendo y odiando a los superhéroes, el sidekick de Batman perseguido y buscando a los demás, un enemigo dándoles caza (una corporación, más bien) y hasta tenemos un cliffhanger final presentando a Superboy. Lo realmente cutre es que resulta estar mejor escrito que el citado número de los "mayores". Que no es decir mucho, pero resulta más patético para el guionista estrella de la editorial. Booth, por otro lado, bien coloreado se digiere mejor, pero sigue siendo un pésimo dibujante. 

Valoración: 3 / 10

Voodoo #1 

La verdad es que hacer una reseña de un cómic escrito por Ron Marz es buscar criticar negativamente porque sí. Porque seamos sinceros, ese guionista nunca ha destacado por ser bueno en lo suyo, ni siquiera en su mejor obra (Sojourn) destacó en exceso y encima la dejó inconclusa, en el mar de la mediocridad más absoluta. Bueno, por lo menos aquello fue algo medianamente digno, pese a su vacuidad, pero esto... esto es absurdo incluso. No estoy en contra de que escriban historias sobre mujeres en lugares de alterne o prostitutas, siempre hay cierto interés por ver reflejado ese mundo tal y como es, con sus peligros, sus vicios y sus problemas. Es decir, siempre que haya algo que contar, lo que no ocurre justamente en este sinsentido de cómic, que solo va de cómo la protagonista se transforma en algo y alguien la persigue. Poco más. El resto es todo morralla, erotismo blando sin un triste pezón asomando. Nadie esperaba esto último, está claro, pero confirma que es una propuesta que queda en medio de todo, y más cuando ves que la situación de la protagonista es un "visto y no visto". Eso sí, qué bien dibuja Sami Basri y qué bien colorea Jessica Kholinne, la única excusa real para animarse a leer esto. 

Valoración: 3 / 10

jueves, 20 de octubre de 2011

DC: The New 52 - 28 de septiembre (1)

All Star Western #1 

Que Palmotti era un buen guionista lo sabíamos muchos a raíz de su corto pero satisfactorio trabajo al cargo de Powergirl. Pero sinceramente, creo que nadie se esperaba nada tan bueno en esta serie ambientada en Gotham en el año 1880, en pleno siglo XIX, justo en el declive del clásico Oeste americano. Y es que Jonah Hex está muy bien escrito, y es un contraste magnífico con respecto al resto de secundarios. A destacar especialmente al excéntrico pero magnífico Amadeus Arkham, que sirve de narrador para la historia, realizando un psicoanálisis del protagonista muy profundo e interesante, todo mientras intentan averiguar quién es el asesino de prostitutas. Lo cual es muy curioso, porque el tema de los asesinatos tipo Jack el Destripador debería sonar ya demasiado manido, pero el guionista se las apaña para darle la vuelta con un giro final soberbio, que empuja a seguir leyendo. Además, el dibujo de Moritat, hasta ahora desconocido para mí, es perfecto para lo que la historia pretende transmitir. Probablemente uno de los números más redondos del evento, si no el que más. 

Valoración: 8,5 / 10 

Aquaman #1

Uno de esos números estrella convertido en una decepción, Johns pasando a ser una parodia de sí mismo. No entiendo qué pretendía con este número, ¿alejar a la gente? ¿dejar claro que nos equivocamos y que Aquaman mola? Pues si es así, debió haber sido más sutil, porque esto es como una bofetada enorme en la cara de cualquier fan del personaje. Es decir, aparece de un gran salto un tipo alto y musculoso con una armadura de escamas naranjas con un tridente de oro enorme que voltea con facilidad una furgoneta como si fuera una lata de sardinas, resiste las balas con presencia y aplomo para luego pegarles una paliza monumental a los ladrones... pero cuando acaba de hacer todo esto, la policía se burla. ¿En serio? ¿Pero han visto lo mismo que nosotros? Es decir, ¿por qué él es tan ridículo y el resto de los superhéroes no? ¿Y dónde ha estado todo este tiempo? Un tratamiento nefasto y poco creíble, siendo lo que cuento lo mejor del número, ya que después solo empeora y recalca el defecto. Ojalá la saga tenga algo mejor que contar, porque por ahora es una presentación pésima para un personaje. Reis, por cierto, muy desaprovechado. Eso sí, qué bien dibuja a Aquaman a media página diciendo un escueto "no". 

Valoración: 4 / 10 

Batman: The Dark Knight #1

Solo puedo empezar la reseña con un: "¿Pero qué narices es esto?" El número es realmente malo, y solo hace que te preguntes por qué han dejado escribir a alguien que ya ha dejado claro que no sabe, que se dedica a imitar malamente a Miller, hasta el punto en que incluso supera en mediocridad al actual. Para empezar, todo suena a visto, concretamente parece una versión "cool" y más exagerada del número de Batman de Snyder de ese mismo mes. Vemos, nada más comenzar, un discurso más de Bruce Wayne a la alta sociedad, solo que es tan vacío y pomposo como el de cualquier político (al menos han sido realistas en eso) con unas explicaciones sobre el miedo y demás que recuerdan desagradablemente al inicio de Alone in the Dark de Uwe Boll. Pero es que luego resulta que toda esa escena con secundarios de usar y tirar resulta ser lo mejor del cómic porque en el resto del cómic tenemos... ¡otra maldita fuga de Arkham! ¡Con los villanos peor dibujados que uno pueda imaginar! Finch pasadísimo de rosca, haciendo buenísimo a Tony Daniel y lo peor es que no deberíamos ni sorprendernos. Incluso las cajetillas de texto son peores y el cliffhanger mucho más forzado, por no decir una malísima idea. Ni siquiera me atrevo ni a decir aquello de "no puede empeorar"

Valoración: 1 / 10 

The Flash #1 

Manapul hace lo que puede con el personaje que le han dado, que bastante tocado está ya después de haber protagonizado semejante "aventura" en Flashpoint. Aún así, la verdad es que hasta una malísima idea podría ser aprovechada adecuadamente, pues se supone que Barry es el único superhéroe de todo el universo DC actual que es consciente de los cambios, pero lo cierto es que el autor ha preferido ignorar todo aquello, para bien o para mal. También se nota demasiado que el dibujante es, por el momento, un guionista primerizo. Lo comento porque es un comienzo a la vieja usanza y sin demasiadas complicaciones: protagonista que aparece en su identidad civil, aprovechando su recién recuperada soltería (al más puro Brand New Day, me atrevería a decir) y amenaza al ristre interceptada que muestra varios misterios a desvelar que tienen que ver con algún dato importante del pasado. El resultado no mata, pero tampoco insulta al lector. Justo lo mismo que ocurre con varios ejemplares de este evento, solo que posee un dibujo bastante bueno y agradable, pese al horrible rediseño del traje. Nuevamente, echamos de menos a Wally West. 

Valoración: 5 / 10 

Green Lantern: New Guardians #1 

Este es un número que va, básicamente, de presentar el origen de Kyle, solo que reescrito, pese a que no había ninguna necesidad de ello. Tampoco es que los cambios sean graves, ni mucho menos, pero son simplemente incomprensibles, especialmente cuando el personaje no ha envejecido tanto como para meterlo en situaciones distintas a las planteadas. Incluso Ganthet, que se suponía angustiado por lo ocurrido (que por cierto, eso no se explica, así que a saber si quien destruyó a los Guardianes y OA fue Hal Jordan poseído por Parallax o no) tiene unos diálogos algo irreales, demasiado relajados para tratarse de un superviviente. Pero lo más grave es que para ser una supuesta forma de presentar al personaje protagonista, no se preocupar por todo lo demás: mostrar su propia personalidad adecuadamente, mostrar su status quo, su entorno, sus secundarios... No, el guionista va al grano y presenta la premisa más chorra que uno pueda imaginar: le han arrebatado varios anillos a algunos miembros de diferentes Linternas, y un compañero de cada Cuerpo aparece frente a Rayner porque el reemplazo para todos esos anillos ha resultado ser él. Solo que... ¡todos ellos aparecen de golpe en plan vengativos! Como si dieran inmediatamente por sentado que él es culpable de ello, cuando la mecánica de los anillos no es controlable. Una situación totalmente estúpida e irreal, tan ridícula que parece casi paródica. Terrible. Si al menos el dibujo mereciera la pena...

Valoración: 2 / 10

martes, 18 de octubre de 2011

DC: The New 52 - 21 de septiembre (2)

Nightwing #1 

Este primer número es bastante flojo, sobre todo tras haber leído varios de Batman del mismo mes. No funciona mal como número de presentación, ya que por lo menos se dedica a ennumerar las diferencias entre Dick Grayson y Bruce Wayne, poniéndonos en situación y dejando claro qué ocurrió en meses anteriores, ya que este evento hace muy confusa la situación de según qué personajes. En todo caso, el dibujo es sensacional y la idea de hacer regresar al protagonista a la carpa en la que pasó su infancia no es mala en absoluto, pero da la sensación de que se podría haber aprovechado mejor. De hecho, este inicio pedía más diálogos y menos acción típica, ya que la llegada del nuevo villano no resulta demasiado sorprendente, y si mis sospechas son ciertas, va a ser decepcionante su identidad. Vamos, que en otras palabras... más vale valorar esta serie con más números, porque con uno no sacamos nada en claro y tampoco es que sea muy interesante. Da la impresión de que si te la pierdes no pasa nada. 

Valoración: 5 / 10

Red Hood and the Outlaws #1

No es tan aberrante como esperaba, pero es que por desgracia esperaba algo ilegible. Es decir, el número en sí tampoco es que sea aburrido, pero los personajes no parece que tengan nada en especial. Jason sigue siendo ese sobrado que jamás debió haber vuelto. Roy ha sido "limpiado" de todos los estropicios que le habían montado en meses anteriores y por no tener ya no tiene ni hija (de hecho, cuesta imaginar que fuera sidekick del joven Green Arrow, así que supongo que eso lo habrán eliminado también de la ecuación). A Starfire la han convertido en una mujer fría e insensible, siendo lo más grave el que destrocen por completo su relación con Grayson (se ha olvidado de todo y ahora no le importa tirarse a todo tipo que encuentra a mano, que no fuera así antes y ahora de repente sí lo sea no es coherente) y no hace nada en todo el número que no sea exhibirse. La trama la dejan en misterio, con apenas unas pinceladas, pero lo poco que cuentan no es que enganche precisamente. Ni siquiera el dibujo convence, es demasiado Image, o peor: demasiado Top Cow.

Valoración: 3 / 10

Supergirl #1 

Resulta realmente complicado hacer una reseña sobre este primer número basándome solo en lo que cuenta. Es el más insustancial de todos los del evento, que ya es decir. Y lo peor es que ni siquiera explota su premisa, el número va solo de Supergirl cayendo confusa a la Tierra, cuando hace nada estaba en Krypton. Pero lo peor es que todos los recuerdos de su planeta natal y su vida anterior tienen que ver con temas cotidianos propios de nuestra sociedad. Me explico, si tienes una extraterrestre que cae en nuestro planeta sin desearlo, creo que lo último que haces es escribir sus pensamientos como si fuera una humana adolescente cualquiera, ¿no? Es lo que resulta un tanto insultante en este guión. No se puede comentar nada más, el número no va de otra cosa y solo el dibujo de Mike Johnson compensa la lectura, por desaprovechado que esté. Eso y que se lee de un suspiro, por lo que no da tiempo a aburrirse. 

Valoración: 3 / 10

Wonder Woman #1 

Esto sí ha sido sorprendente. Aún sabiendo que ya todo el mundo lo aplaudía, este número me ha pillado con la guardia baja y me ha encantado. Azzarello acierta enormemente con el tono de la serie, dándole un interés que no tiene ninguna otra de todo este evento, gracias a que deja de lado el género superheróico clásico para centrarse en una historia mitológica en la que se actualizan conceptos clásicos por todos conocidos, haciéndolos aterradores y hasta realistas. Tiene un toque adulto y crudo que queda perfecto, siendo el dibujo de Chiang lo que termina de redondear el conjunto, otorgando una personalidad única a la serie. Y la trama deja con muchas ganas de más, ya que se centra en el regreso de cierto dios importante que se encuentra en el lugar más insospechado. ¡Un primer número brillante! 

Valoración: 9 / 10

domingo, 16 de octubre de 2011

DC: The New 52 - 21 de septiembre (1)

Batman #1 

Esta, la serie de Snyder y Capullo, es la única que hay que leer del personaje de todo el evento. Una puesta al día perfecta y muy completa del status quo en la que el personaje se supone que está sumido en estos momentos. Es todo lo que debía haber sido la ahora redundante e innecesaria Detective Comics de Tony Daniel dentro de este tono urbano y crudo, utiliza mucho mejor los elementos que veremos más adelante repetidos en The Dark Knight de Finch (espantosa, ya veréis) y funciona mejor como presentación del hombre murciélago que el Batman y Robin de Tomasi. Esto es escribir bien a Batman sin reparar en morbosidad o violencia y utilizando como es debido su faceta de detective. Tiene un caso interesante (con un cliffhanger bueno de verdad), una genial presentación de lo que es Gotham, quién es Bruce Wayne, quién es Batman y cuáles son sus aliados y villanos. Todo en un solo número. Sobresaliente, en serio, es la serie del hombre murciélago que esperaba leer, ojalá mantenga este nivel. Es más, hasta Greg Capullo está genial, su estilo viene que ni pintado y su Batman resulta muy vistoso y con mucha personalidad. 

Valoración: 7,5 / 10

Catwoman #1

El número va de... nada. Es uno de los peores números uno que he visto en este evento, más que nada porque ni sirve bien para presentar al personaje, ni presenta una trama interesante, ni nada de nada. Es Selina, muy pasada de rosca, que la han puteado, se busca un curro, encuentra alguien que la traumó antaño, lo hincha a hostias y luego se tira a Batman. Me perdonaréis si os destripo el cómic, pero es que es justo eso, ni más ni menos. ¿Para qué crear una personalidad, un entorno y unos secundarios decentes cuando puedes contar algo vacuo y sin gracia con montones de escenas pseudo-eróticas y algo de violencia forzada? Sin olvidarnos, oh sí, de las cajetillas de texto. Pensamientos por doquier, aunque no te interese lo que dicen. Pero por lo menos para que leas algo. Qué desperdicio de dibujos de March, en serio, ni ellos salvan este espantoso intento de ser supuestamente transgresor. 

Valoración: 3 / 10 

Blue Beetle #1 

Es curioso que hasta esta serie empiece de cero, teniendo en cuenta que es muy reciente. Aunque el motivo es evidente, eliminar todo rastro de la Crisis Infinita en el origen del personaje. Lo malo es que resulta demasiado redundante tras leer Static Shock. Ambas tratan de superhéroes adolescentes que pertenecen a minorías de norteamérica y hasta poseen el mismo color en sus uniformes. La gracia es que este tiene unos poderes y un diseño más molón, más atractivo para la chiquillada, especialmente porque lo habrán visto ya por televisión en el Intrépido Batman (Brave and the Bold). El número en sí no está mal, aunque hacen demasiadas referencias a comentarios y costumbres de la etnia a la que pertenece el protagonista que quedan un pelín forzados (Paco Taco... sigh). Y la verdad sea dicha, en cuanto a personalidad, el prota no resulta especialmente interesante. No obstante, los poderes y el artefacto que los activa tienen potencial, lo que ocurre es que no parecen estar en unas manos lo suficientemente capaces. Ig Guara realiza un buen trabajo, pero le ocurre como al guión: le falta chispa. 

Valoración: 5 / 10

DC Universe Presents Deadman #1 

Este número es tan confuso y pretende explicar tantísimas cosas al lector que acaba siendo incluso aburrido. Es un viaje explicando tantas vidas y tantos conceptos que acaba siendo abrumador. Incluso la premisa de la diosa (que parece una N´Avi) que otorga una serie de pruebas al protagonista resulta extraño y algo difícil de tragar en cuanto se intenta encontrar un sentido, hay motivaciones que no están muy claras y eso se nota. Hay ocasiones en las que uno no sabe si es el guionista, Paul Jenkins, el que se ha hecho un lío de tres pares de narices entre tanto personaje en tan pocas páginas, o es su forma de desarrollar la historia lo que está realmente mal. O quizá sea la mezcla de ambas cosas, tampoco es que sea todo tan complicado, pero evidentemente hay algo que falla, de otra manera no se puede explicar lo aburrido que resulta el número. Por lo menos se puede decir que el dibujo de Bernand Chang es más que potable, pero eso no quita el resultado deje algo indiferente. 

Valoración: 5 / 10

viernes, 14 de octubre de 2011

DC: The New 52 - 14 de septiembre (2)

Grifter #1 

Este número no estaría del todo mal si al menos explicara algo de lo que ocurre en él. No es más que una persecución a gran escala, algo vertiginosa pero sin chicha ni gracia, aunque eso sí: bien dibujada. No profundizan en el personaje y la historia es, por el momento, prácticamente inexistente, no dan ni una simple pista de por dónde irá encaminado el argumento, ni quién es el enemigo, ni de qué pie cojea el protagonista, al que apenas lo conocemos (yo no he leído nunca nada de él) y aquí solo lo vemos, como ya he dicho, en problemas chungos, siendo perseguido por todo el mundo y en plan "búsqueda y captura vivo o muerto", tanto por unos como por otros. Así que con algo así, no sabría decir si es pronto para opinar o si realmente como número de presentación es un error. Yo me decanto por lo segundo, más que nada porque comprado, este cómic parece un gran timo. Está bien intentar mantener en suspense al lector, pero no a costa de ofrecerle... nada. 

Valoración: 4 / 10

Legion Lost #1

Me he quedado un poco traspuesto cuando he acabado la lectura de este rocambolesco número que hace honor a su nombre: el lector está tan perdido o más que los protagonistas. Digamos que no sabes nada sobre ellos, y la historia empieza por la mitad, solo sabiendo que los personajes son del futuro, que se han perdido en el tiempo y quieren volver. Tampoco es que sea demasiado complicado, pero como número de presentación para los no-lectores de la Legión Perdida es un desastre. Así que aquí los tenemos, en nuestra época y armándola gorda con jerga de ciencia ficción como solo Nicieza sabe escribir, es decir: de cualquier manera y liando aún más la marrana. No puedo decir que sea un numerazo, pero tampoco es basura. Especialmente porque el dibujo de Pete Woods resulta ser de lo más competente. El problema es que no deja con ganas de más. 

Valoración: 4,5 / 10 

Red Lanterns #1

Curioso, normalmente Milligan es bastante despreocupado escribiendo para el cómic mainstream más comercial, siempre ha dado lo mejor de sí en proyectos más personales y alejados de los superhéroes. Quizá por esto último haya conseguido hacer un primer número bastante competente, aunque no sea demasiado interesante por culpa de un concepto que ya era bastante penoso en el momento de su creación. Y es que todavía sigo esperando a un dibujante que sepa realmente cómo dibujar a estos Red Lanterns, con la sangre goteando de su boca, sí, pero que no parezcan estar bajo el agua. Deberían ser aterradores y poseer mucha presencia, pero hasta el momento solo parecen una versión gritona y segundona de los Sinestro Corps. Pese a todo, es un buen número de presentación. Sin alardes, pero se digna en profundizar en la figura de Atrocitus, y lo mejor de todo: la historia apunta a que veremos al primer humano del Cuerpo, sin contar a Hal Jordan (que fue breve y muy... absurdo). Lo dicho, no es una pasada, que digamos, pero es más competente de lo que uno cabría esperar. 

Valoración: 5,5 / 10 

 Resurrection Man #1

Curioso arranque para un personaje tan particular. Quizá por eso mola tanto, porque parece un superhéroe sin serlo, aunque comparte premisa con Grifter, por eso de ser un hombre perseguido por una organización misteriosa, con avión incluído (¿cómo es posible tanta semejanza?). Sin embargo, no se hace del todo redundante, precisamente porque Abnett y Lanning tienen mucha más habilidad a la hora de explotar la idea, con un toque más mágico y fantástico, sorprendiéndonos con un buen uso de las habilidades del protagonista y sus enemigos. Las cajetillas que revelan los pensamientos del personaje tienen más gracia, así como los diálogos y los diseños. Tiene mucho más potencial y no parece típico, aparte de que el cliffhanger deja con ganas de más. A esta le daré una oportunidad, que por tener tiene hasta un buen dibujo. 

Valoración: 7 / 10

Suicide Squad #1

Todo un número dedicado a la tortura de unos personajes que ni siquiera conocemos, supuestamente para ir presentándolos uno por uno. Lo grave es que algunos de ellos ni siquiera son reconocibles, como es el caso de Harley Quinn, que jamás ha actuado o hablado de esa forma (¿dónde está Paul Dini cuando lo necesitas?) y el resto tienen los típicos traumas estándar para personajes supuestamente violentos o perturbados. Y todas páginas dedicadas a presentar dolores y cajetillas de pensamiento que explican lo muy mal que lo están pasando y lo chungas que fueron sus vidas sirven solo para meter al equipo de lleno en una situación muy "cool" que recuerda negativamente a los malos cómics de Outsiders de Winnick. Sinceramente, tendrán que hacerlo mucho mejor para que esto siquiera interese. Y para colmo, con varios dibujantes, no malos, pero de estilos algo contrastados. Muy pobre. 

Valoración: 4 / 10

Superboy #1

El mejor cómic de Lobdell en todo este New 52, que tampoco es decir mucho. Y lamentablemente lo es simplemente porque es el que mejor acierta en su premisa, ofreciendo algo realmente nuevo que puede compensar los cambios de un personaje. El Superboy que conocíamos nació a partir del crossover de la Muerte de Superman, y ya en él se confirmó que era un producto de laboratorio, un clon del auténtico Superman. Poco después, Johns quiso, en los Titanes, revelar que el chico también tenía parte del ADN de Luthor. Esta mezcla es interesante, pero jamás se aprovechó. En esta colección, al menos el guionista sabe lo que tiene entre manos, la posibilidad de desarrollar algo más que una versión juvenil de Superman. Por ello, resulta interesante ver que no se trata del perfecto boy scout, y que además es consciente de su condición desde el principio. Solo por todo eso, esta serie tiene potencial, aunque le queda demostrarlo. El problema es que parece que va a estar demasiado ligada a otra mucho menos interesante. Para colmo, el dibujante, R. B. Silva, es cualquier cosa menos atractivo, por lo tanto visualmente la serie es, por ahora, muy pobre. 

Valoración: 5 / 10

jueves, 13 de octubre de 2011

DC: The New 52 - 14 de septiembre (1)

Batman and Robin #1

Este número deja la extraña impresión de que han enfocado mal la relación de estos dos personajes protagonistas, sin que eso sea del todo cierto. O al menos insisten tanto en ella que el número termina siendo soporífero por esta razón. El problema es que, aparte de eso, no se cuenta nada más de gran relevancia: se recuerda constantemente el origen de Bruce Wayne (algo que incluso es positivo, pues es el único número 1 protagonizado por el hombre murciélago de todo el evento que se preocupa por contar esto), el dúo pelea contra unos ladrones del montón, Damian sigue siendo algo psicótico (a lo que Bats solo responde "malo, niño malo", como ya lo hizo la primera vez que apareció en aquella célebre saga de Morrison) y hay un enemigo misterioso por ahí del que sabemos poco sobre sus intenciones o identidad. ¡Muy original! Lo grave es que no es un mal cómic en realidad (y menos comparado con otros). Es correcto y a la espera de que evolucione la relación entre esos dos. Pero como ya hay tres series iguales del hombre murciélago, todas iguales en tono, violencia y demás, pues esta es otra más, solo que añadiendo al sidekick. A lo mejor, de no ser así, no supondría un aburrimiento tan mayúsculo. 

Valoración: 5,5 / 10 

Batwoman #1

Esta serie destaca por encima de otras gracias a un toque pulp muy curioso y agradecido. Pero seamos sinceros, no sería ni la mitad de buena de lo que parece si no fuera por el espectacular dibujo de J. H. Williams, que es tan bueno que mejoraría cualquier guión, por malo que fuera. Aún así, eso no quiere decir que este lo sea. El argumento, como ya he dicho, está muy curioso e interesante, gracias al hecho de salirse de lo habitual en la franquicia. Esto es, sin tanto crimen, mafia, ladrones o psícopatas, sino que en esta ocasión el enemigo misterioso es una supuesta fantasma secuestradora de niños. Casi nada. Lo que ocurre es que el desarrollo es un pelín atropellado y confuso para nuevos lectores, por la forma poco eficaz de introducir a la extraña sidekick de esta, por otro lado, muy peculiar Batwoman. No está mal, pero debe cumplir con lo que promete en números posteriores. 

Valoración: 6 / 10

Demon Knights #1 

Ya decía yo que Cornell no estaba demasiado inspirado, al menos por el momento, en Stormwatch. Es porque "la niña de sus ojos" es esta colección, donde parece estar bastante más a gusto, usando referencias por doquier para construir una historia que solo peca de ser un poco apresurada en su primer número, pero que engancha como pocas en este evento. Este es un mundo fantástico absolutamente medieval, con muchos elementos artúricos, por lo que no es de extrañar que el guionista británico esté tan a gusto. Y la verdad es que tiene una forma muy dinámica y entretenida de presentar la historia y sus personajes, con un final muy épico. No se puede pedir más, salvo que la trama siga manteniendo el interés. Y lo mejor es que da la impresión de que esto solo puede ir a más, sobre todo gracias a estos protagonistas tan ambiguos. Diogene Deves, por cierto, hace un muy buen trabajo, recordando a Coipel en algunas páginas. Habrá que ver si evoluciona en esta serie. 

Valoración: 7 / 10

Frankenstein Agent of S.H.A.D.E. #1 

Para empezar, debo decir que Alberto Ponticelli, el dibujante, no me ha convencido para una historia de estas características, y encima el color no le ayuda en absoluto. Luego, hablando ya sobre el guión en sí, hay pocas cosas más molestas que el intentar presentar no solo todos los personajes, sino TODOS los elementos de la colección en un solo número mediante cajetillas de texto explicativas, como si fuera una maldita enciclopedia que has de empollar ipso facto, sin fluidez alguna. Por no decir que la historia es una sobrada sin demasiado fundamento, que si la hubiese escrito Millar tendría miles de quejas por doquier, pero Lemire tiene la suerte de no ser tan conocido. Y aún pese a todo lo dicho, la colección podría merecer alguna que otra oportunidad, ya que por lo menos la premisa es lo suficientemente atractiva como para quedarse a averiguar si mejora o no lo que se cuenta. Al menos, la espantosa presentación ya está hecha. 

Valoración: 5 / 10 

Green Lantern #1 

Resulta irónico que esta sea la única serie que escribe Geoff Johns en todo este evento que mantiene algo del nivel al que nos tenía acostumbrados. Tampoco es que sea una maravilla de número, pero al menos se lee con agrado y respeta a sus personajes, puede que también porque en lugar de empezar de cero continúa una etapa que ya conocemos y está más que avanzada. Este nuevo status quo para Sinestro y Jordan se avecina prometedor, aunque a lo mejor habría sido más deseable ver por más tiempo al antiguo Green Lantern en la condición de humano (aunque igualmente "sin miedo", eso sí), y a Sinestro luchando más por su dualidad. En todo caso, lo que el número me inspira en realidad es que todos deberían unirse para ir en contra de los puñeteros Guardianes, que cada vez más parecen los auténticos villanos de la función, con tantos secretos y acciones dictatoriales. De todas formas, no está nada mal, y el dibujo de Mahnke cumple de sobra. 

Valoración: 6,5 / 10

lunes, 10 de octubre de 2011

DC: The New 52 - 7 de septiembre (2)

Green Arrow #1 

A esta colección le ocurre lo mismo que a la de Batgirl: parte de una mala idea (rejuvenecer a Oliver cuando su sidekick parece tener ahora su misma edad), está escrito con desidia, está desfasado tanto en el desarrollo de la historia como en el dibujo y es demasiado estándar. Por no decir que es un guión que se olvida en el mismo momento en que se lee, con unos villanos que por lo menos muestran sus rostros (no hay misterio, ¡menos mal!) pero que tienen menos interés que Poochie recogiendo melocotones. Lo que se dice un reinicio realmente absurdo, que tira por lo borda todo lo visto del personaje hasta el momento, simplificándolo hasta niveles absurdos, sin mejorar nada de lo que ya teníamos. Ignoro qué pretendían con esto, porque no posee un tono lo suficientemente jugoso para los jóvenes, ni tampoco es atractivo para el lector de siempre. 

Valoración: 4 / 10

Hawk & Dove #1 

Esto es lo que se denomina un engendro deudor de los 90 que vuelve para vengarse de aquellos que los desprecian hoy en día. Es cierto que el dibujo es lo que más afecta al guión, pero es que ni eso último se salva. Si se supone que un primer número debe presentar a los personajes y hacerlos interesantes, este no lo consigue en absoluto. Las batallas son una burrada sin orden ni concierto, el villano es el arquetipo absoluto del científico loco medio, los diálogos son lamentables y el desarrollo infame. De hecho, se nos cuenta el origen de estos personajes como si con postales se tratara, a partir de una serie de imágenes inconexas y montones de cajetillas de texto explicativas. De eso va todo el número, sin contar otra cosa y presentando a unos protagonistas que se olvidan a los cinco minutos, de lo anodinos y absurdos que son en sus reacciones y comentarios. Parece un fanzine más o menos bien coloreado, un subproducto de una época que casi nadie quería tener de vuelta. Aunque diablos, es lo que ocurre cuando se tiene a Liefeld al cargo de una colección. No creo que nadie esperara otra cosa. 

Valoración: 2 / 10 

Static Shock #1 

Es una especie de Spidey para DC, como leí en alguna parte. Eso no quiere decir que sea malo de por sí, ya que el concepto de superhéroe adolescente que defiende al mundo que le desprecia no es exclusivo del trepamuros. Además, entre tanto amargado de dientes apretados en esta nueva DC, casi se agradece la presencia de un protagonista bastante más positivo y simpático. Por no decir que esta vez sí que tenemos una buena presentación del mismo, el dibujo de McDaniel convence y los poderes del muchacho están muy bien explicados, con esa jerga de ciencia ficción futurista que le viene muy bien a la serie. En otras palabras, correcto, solo le falta ir mejorando en números posteriores para dar un plus de novedad, que es lo único que le falta. Y una última cosa: espero que aprovechen a Tan (personaje, no dibujante) para algo mejor, teniendo en cuenta el jugo que le sacaron en su editorial original. 

Valoración: 6 / 10

Stormwatch #1 

Confieso, con el riesgo de quedar como el tiquismiquis oficial de este evento, que me ha dejado algo frío este primer número. No es que esté mal, de hecho es una buena presentación que empuja a seguir leyendo la serie. Pero el concepto en sí es lo que no termina de convencer, ya que estos personajes parecen tan profesionales, tan eficaces y resultan tan molones que... efectivamente, hacen que la JLA presentada en este evento sea una segundona de cuidado. Por eso, a los lectores veteranos les costará mucho hacerse a la idea de que estos son los vigilantes en la sombra que lo defienden todo, los putos amos de DC en cuanto a grupos. Un cambio muy brusco. Pero el cómic en sí es bastante interesante, y todo lo que debió haber sido el de Johns y Lee, ya que se presenta a todos los personajes sin que el grupo esté formado del todo, anunciando la amenaza principal con mucho acierto y expectación. Tampoco era tan difícil, ¿no? Eso sí, me vais a permitir echar pestes del dibujo, sobre todo porque Sepulveda se apoya demasiado en trucos cutres de photoshop, con texturas que definitivamente quedan fatal, con un color espantoso. 

Valoración: 6,5 / 10 

Swamp Thing #1 

Resulta sorprendente lo bien escrito que está este cómic, sobre todo después de leer algunos de este fallido evento. Ignoro hasta qué punto se salta esta nueva andadura la etapa de Moore (que creo que poco, teniendo en cuenta las referencias que se hacen sobre ella), pero no cabe duda de que es un inicio realmente potente. La amenaza resulta terrorífica y convincente, muy bien presentada. Aunque realmente el protagonista se lleva la palma, Holland, cuya conversación con Superman sirve a las mil maravillas para colocarnos en situación y conocer al personaje: sus inquietudes, sus conocimientos, sus fobias, sus caprichos... E incluso se realizan explicaciones de botánica muy interesantes que pueden dar mucho juego en una serie como esta. En otras palabras, Snyder demuestra ser un guionista todoterreno, atrevido y capaz para una serie de este estilo, que habría estado cómoda en el sello Vértigo pese a ciertas apariciones. Sin duda habrá que seguirlo de cerca. Ah, y sin olvidar el dibujo de Paquette, realmente bueno: detallado, expresivo, intenso, intimista... Muy buen comienzo, sin duda. 

Valoración: 7,5 / 10

sábado, 8 de octubre de 2011

DC: The New 52 - 31 de agosto y 7 de septiembre (I)

Justice League #1 

Lo más grave de este número no es que esté mal escrito, no muestre una historia competente o no sirva de presentación para nada en absoluto. No, lo realmente triste es que es anodino como él solo. No se puede pretender comenzar una nueva colección con algo tan lamentable como este pobrísimo e insustancial encuentro entre dos personajes de la futura primera alineación del grupo con unos diálogos tan pésimos, demostrando el guionista, una vez más, que no sabe escribir a uno de ellos. Hay momentos tan sonrojantes como Batman intentando hacerse el genial (ya que es humano y tiene mucho que demostrar), quitándole el anillo a Hal como si tal cosa. Es vergonzoso porque consigue curiosamente el caso contrario: en lugar de mostrar a Bruce competente en lo suyo, hace que Jordan parezca un inútil. Peores son el típico y tópico origen de Cyborg que se pretende mostrar y la absurda entrada de Superman, que está caracterizado de pena, todo para ofrecer un cliffhanger supuestamente atractivo. No se puede comentar mucho más, es un número muy pobre, y para ser el primero resulta desesperanzador. Y de verdad, me dicen hace tres años que esto lo escribe Geoff Johns y no me lo creo, parece algo más propio de Jeph Loeb en horas bajas. Jim Lee, eso sí, como siempre, ni bien ni mal, simplemente en su estilo. Si te gusta, lo adoras, si no... lo soportas. Para mí es el segundo caso. 

Valoración: 2 / 10

Action Comics #1 

Ha vuelto el Grant Morrison que a muchos nos gusta leer: crítico, con los pies en la tierra y presentando personajes con una personalidad definida que no resulte típica. Es muy pronto para valorar, pero es un arranque bastante esperanzador, sobre todo porque en 24 páginas repletas de acción (haciendo honor al título) se las apaña para crear un nuevo Superman que, por otro lado, es una actualización bastante inteligente del mito. Por otro lado, es cierto que las similitudes con Ultimate Spiderman son unas cuantas, pero superhéroes adolescentes de este tipo hay a montones, y de todas formas estos dos personajes siempre han tenido muchos puntos en común, empezando por el carácter a lo "boy scout" y acabando con que trabajan en un periódico. Por lo que la simbiosis que siempre han tenido estos iconos les ha beneficiado en mayor o menor medida, y no debería sorprendernos a estas alturas. El que sí resulta algo decepcionante es Rags Morales. Con el excelente trabajo que realizó en Identity Crisis, en este número comete ciertos errores de anatomía y proporción bastante graves, con viñetas que presentan a personajes deformados en poses imposibles y de una expresividad excesivamente forzada. No es tampoco mal trabajo, ni mucho menos una aberración, pero sabemos que es capaz de más. Aún así, que siga en la serie por mucho tiempo. 

Valoración: 7 / 10

Animal Man #1 

Dicen que este número parece uno cualquiera de la etapa de Jamie Delano al frente del personaje. A veces, las comparaciones son odiosas, en este caso me atrevería a decir que incluso injustas. Ese tono a lo "Vértigo" sin los tópicos del cómic de superhéroes es perfecto para este personaje, y ya lo dice el dicho "si algo no está roto, no lo arregles". Si ese tono atípico ha funcionado siempre, no entiendo por qué merece ser criticado, especialmente cuando Lemire trata de aprovecharlo para contar su propia historia, presentando a la familia al completo, el status quo (brillante la primera página de la entrevista) y lo que se avecina, con un cliffhanger muy interesante. En otras palabras, en un solo número es capaz de captar al lector como pocos han sabido en los relanzamientos de este evento. Es más, la historia invita a ser leída, pero es que aparte el dibujo de Travel Foreman es perfecto para el tono que exige, es muy experimental y está maravillosamente bien coloreado con esas tintas planas tan sugerentes. Es un muy buen número 1, de los mejores de todo New52. 

Valoración: 8 / 10

Batgirl #1 

Soporífero. En este primer número Gail Simone trabaja con el automático puesto, pretendiendo contar "algo" de la forma más anodina posible. Aunque seamos sinceros, lo que más molesta en realidad es que esta Batgirl no resulte nada creíble en su nuevo/viejo status, y no es porque Bárbara pueda andar ahora por arte de magia (que ni siquiera lo explican), sino porque el personaje está muy mal escrito, y se nota en exceso que la guionista no esperaba usarlo de esta forma, que no es idea suya pasarlo a un papel que es un retroceso devastador para todo lo que llevaba haciendo desde la popular Broma Asesina. Y es que por mucho que la hija de Gordon pueda andar de repente, no se comprende por qué deja tan de lado los métodos de Oráculo, menos todavía cuando pretenden mostrarla como alguien con muy poca confianza tras el trauma vivido. Tampoco ayuda encontrarse con un status quo tan típico y un villano supuestamente misterioso (otro de los tantos en esta franquicia) que sinceramente no interesa ni lo más mínimo. En definitiva, un cómic aburridísimo que no destaca ni siquiera por el dibujo. 

Valoración: 4 / 10

Detective Comics #1 

Esto es lo que llamaríamos un ejemplo perfecto de cómic que busca a todas luces llamar nuestra atención de cualquier manera y sin talento alguno. La trama es burda, cosida con alfileres, con una idea poco interesante y un cliffhanger tan fácil como poco trascedental. Una nota al pie de página de todo este evento que, sin embargo grita desesperado para destacar unos mínimos. Lo realmente triste es que Tony Daniel haya debutado como guionista de una cabecera tan longeva como la que nos ocupa, sin haber demostrado estar a la altura del prestigio de la misma. Lo único bueno que se puede decir de todo esto es que al menos no aburre y es bastante mejor que lo que venía haciendo anteriormente, pero eso no compensa un número tan flojo a todos los niveles, con un tratamiento del Joker bastante lamentable (está loco, pero siempre fue brillante e ingenioso, debería ser algo más que un psicópata masoquista), unos diálogos lamentables y unas cajetillas de texto deudoras del peor Loeb. Irónicamente, el dibujo es lo más aceptable, pese a no ser ninguna maravilla, aunque por lo menos notas el esfuerzo. Por lo demás, una sobrada sin gracia con un villano misterioso que no resulta interesante en absoluto. Lo curioso, es que pese a todo no está entre lo peor del evento. 

Valoración: 4 / 10

jueves, 6 de octubre de 2011

Marvel Héroes - Thor: El Dios Serpiente

Tom DeFalco, guionista de la saga de este tomo, fue editor de Marvel, concretamente tras Shooter, y su etapa como tal fue una de las más polémicas que ha atravesado nunca la editorial. Fue quien consiguió las mayores ventas que uno haya podido imaginar en el mundo del comic book, impensables hasta ese momento. Dentro de su mandato, vimos cómo X-Force vendió la friolera de 3 millones de ejemplares, mientras X-men a cargo de Claremont y Lee alcanzó 7 de los grandes. El problema es que nunca fue alguien muy preocupado por la calidad de sus cómics (apoyó ideas tan absurdas como las portadas con hologramas y brillos, que tanto éxito tuvieron en su momento), y eso se nota especialmente tras la marcha de los guionistas que se vieron agobiados por la excesiva popularidad de los dibujantes estrella, quienes también emigraron más tarde en busca de pastos más verdes, dejando la editorial en un estado de calidad y ventas realmente penoso. Por ello, con ideales y decisiones como estas, no sorprende demasiado que DeFalco nunca destacara como guionista. Es más, se le considera muy deudor del trabajo de otros, sin demasiada personalidad propia. El trabajo que realizó en Thor tras Walter Simonson es un muy buen ejemplo de ello, aún siendo una de sus mejores obras, con diferencia. 

Lo que vemos en estas páginas es, de hecho, al guonista poseído por el espíritu de Stan Lee. Toda la épica que poseía el co-creador del universo Marvel la vemos aquí, en mayor o menor medida. Eso sí, con más dinamismo y sin la novedad. Resulta curioso leer estos cómics, que recuperan estupendamente el tono que poseían los superhéroes en los años sesenta, sabiendo que son de finales de los ochenta, porque parecen más antiguos que los de Simonson, que se supone que son anteriores. Esto tampoco debería entenderse como algo negativo, porque al menos se muestra una historia más que competente con todo esto, pese a la pretendida sencillez y el uso de los tópicos. Porque seamos sinceros, la trama funciona gracias a un buen uso de personajes, pero todo se resume en la típica batalla del bien contra el mal, estando ambos reflejados en su máximo exponente. Lo que ocurre es que hay tantos frentes, tantos grupos, tantos dioses y tantos elementos interesantes interactuando entre sí, que es inevitable emocionarse en algunos momentos. 

Además, DeFalco (cariñosamente llamado "Desfalco") aprovecha el número 400 para soltarse la melena a lo grande, recuperando a un personaje que suponíamos muerto (que jamás fue así, por lo que no se le puede llamar resurrección a esto, ni muchísimo menos) para el gran clímax final. Todo con una grandilocuencia inaudita, como en las grandes epopeyas que deben reverberar por los siglos de los siglos. Lástima que el villano no posea el carisma suficiente y nada de todo esto consiga quitarnos la espinilla del recuerdo de la etapa de Simonson, cuyas consecuencias va eliminando DeFalco poco a poco, aunque sea con el considerable acierto de construir su propia historia. También vemos algunos "olvidos" que restan solidez al guión, como el papel de Loki en toda la trama o el status posterior de algunos personajes, como Karmilla. También decepciona la tramposa conclusión de la maldición supuestamente mortal de Hogun, que pedía a gritos un final más trágico. A todo esto, Ron Frenz responde con una maestría que jamás mostraría posteriormente en sus lápices. Y es que si el guionista imita a Lee, el dibujante no iba a ser menos, por lo que utiliza todas las técnicas que hicieron famoso el estilo de Jack Kirby: las impresionantes splash pages por las que desfilan enormes cuerpos poseedores de gran energía, las asombrosas líneas cinéticas que contrastan con la forma en la que chisporrotea el poder que impregna las viñetas, etc, etc. Su mejor obra, sin duda, aunque sea deudora del maestro. 

Por lo tanto, ¿qué tenemos aquí? Pues una obra que gustará a todo aquel quiera una historia clásica de Thor en estado puro, similar a las que encontramos en la época dorada del personaje. Pero no supone un paso más allá, como sí lo fue la etapa Simonson, más bien es un calco realizado con gracia que no es todo lo bueno que podría. Aún así, una lectura recomendable, si sabes lo que te vas a encontrar.

martes, 4 de octubre de 2011

Marvel Héroes - Los 4 Fantásticos: Impensable

La primera familia de Marvel destacó especialmente en sus inicios con unos inspiradísimos Stan Lee y Jack Kirby, así como durante una fructífera etapa en los ochenta en manos de John Byrne. Pero estos últimos años, concretamente desde la década de los noventa, han tenido una presencia algo más discreta, con autores inadecuados en ocasiones, como puede ser un incómodo Chris Claremont, más deseoso de volver a los mutantes que otra cosa, o un primerizo Carlos Pacheco, acompañado de Merino, a los guiones, demasiado deudores de la etapa que ellos mismos idolotran. No ha sido hasta la llegada de Mark Waid, que no veríamos algo más notable dentro de esta colección tan longeva. Los primeros números son algo modestos, con una perspectiva acertada y un tratamiento de personajes clásico y poco rompedor, captando la verdadera esencia del grupo. Sin embargo, lo realmente destacable de esta etapa no llegaría hasta esta saga, Impensable, que supone el principio de una trilogía que pocos han encumbrado como se merece. La susodicha se conforma con la que nos ocupa, la posterior Acción de Autoridad y  acaba con El Más Allá. Un tour de force para los personajes que se tornaría como algo irrepetible, original y emocionante, sobre todo visto con la perspectiva que nos concede el paso del tiempo. 

Lo más curioso es que esta primera saga resulta ser la peor de las tres mencionadas. No porque sea mala, ni mucho menos, sino porque lo que viene a continuación supone la culminación de las impredecibles consecuencias aquí expuestas. Pero lo mejor será dejar de adelantar acontecimientos y explicar por qué es tan sorprendente este comienzo: supone el regreso del incansable Dr. Muerte, que hacía mucho que no urdía un plan tan drástico contra sus enemigos, dándolo todo con una furia inigualable y unas ansias de victoria que hacen que el villano se convierta en un alma vengativa sin escrúpulos. En otras palabras, Victor Von Muerte da miedo. Ha cambiado sus métodos, y la forma en que transforma su armadura para pillar imprevistos a los 4 Fantásticos hace honor al título del tomo. Impensable arranca con un sobresaliente número donde se explora la vida de la antítesis de Reed Richards con maestría, de forma que cualquier lector, veterano o no, queda informado a la perfección de quién es Muerte y por qué hace lo que hace. Como punto de partida, es sencillamente perfecto. 

A partir de aquí, presenciamos una aventura a un ritmo verdaderamente vertiginoso, casi sin conceder un respiro. El villano no ofrece cuartel, empieza atacando en los puntos más vulnerables desde el primer ataque y deja indefensos a sus enemigos fácilmente, ofreciéndole después un reto a Reed que le resultará realmente difícil de superar. El punto más flojo de la saga, y lo que la hace inferior a las posteriores, es la forma en que Mr. Fantástico consigue escapar del tremendo escollo en el que se ve sumido, con una ayuda externa que, aunque coherente, resta algo de emoción al conjunto, al ser un poco un deux ex machina decepcionante. Pero por suerte, tanto Waid como Wieringo están dispuestos a darnos una batalla memorable, de esas en las que los personajes no solo lo dan todo con tal de salir no ya victoriosos de la situación, sino que luchan por sobrevivir. Pero, como vimos unos párrafos más arriba, lo mejor está realmente en las consecuencias de todo lo sucedido. Los traumas, las heridas y las reflexiones. Por eso los dos números que sirven de epílogo a Impensable, que presentan una historia titulada La quinta rueda, son el colofón perfecto para una historia más centrada en lo personal que en la acción en sí, pese a que no escatima en ninguna de las dos cosas. 

En conclusión, este tomo y los venideros son muy recomendables, tanto para neófitos como novatos. Da lo mismo, Waid supo escribir unos números que bien sirvieron para darle a este grupo el lustre perdido años atrás, aptos para todos los públicos y de los que crean afición, que no es poco.

domingo, 2 de octubre de 2011

Green Lantern - Un torpe comienzo

No resulta complicado explicar por qué esta apuesta de DC Entertainment no está a la altura de la mayoría de las presentadas por Marvel Studios, cuando reúne sus principales defectos, algunas de sus virtudes y la misma falta de pretensiones. Pero no cabe duda de que esta adaptación de Green Lantern de Martin Campbell, ante todo, se puede definir como impersonal en todos los aspectos, como también lo ha sido, este mismo año, la que hemos podido ver de Thor, de la mano de otro director supuestamente competente como es Branagh. Pero lo cierto es que este defecto se ha convertido en algo ya común en el género de los superhéroes en el celuloide, lo que ocurre es que hay quienes saben superar ese escollo con una enorme dosis de carisma y buen hacer. En realidad, no son necesarias del todo la novedad y la ambición para presentar una buena película de este estilo, a veces basta simplemente con un muy buen ritmo, un tratamiento de personajes decente y unos buenos efectos especiales. Si el guión es simple pero cumple su cometido, encontramos con que tenemos el trabajo prácticamente hecho. A la editorial de los Vengadores parece haberle ido bien, más o menos, con este sistema y ahora la Distinguida Competencia pretende apuntarse un tanto con la historia de Hal Jordan. ¿En qué diablos falla ésta, que tantas críticas negativas está reuniendo por parte de los más belicosos fans del justiciero esmeralda? 

Para empezar, cabría hablar de la terrible torpeza del guión. Es sorprendente cómo desaprovecha todas las virtudes del personaje, uno que además ha tenido recientemente una actualización de su origen tanto en los cómics como en la notable película de animación Green Lantern: Primer Vuelo, que sí es muy recomendable. Con el trabajo ya hecho, sorprende que decidieran tirar por derroteros tan vistos, con reinterpretaciones más que discutibles y un uso realmente espantoso de unos secundarios sin chispa. Es decir, intentan meter todos los conceptos y no se preocupan por los detalles, por lo que al final nada tiene un interés relevante, la película queda completamente vacía de contenido y sin nada especial que contar. Hal Jordan, además, es repelente como superhéroe, no solo porque tiene unos diálogos de parvulario, sino porque Ryan Reynolds le hace un flaco favor interpretándolo, es muy difícil tomárselo en serio con ese gesto perpetuo de "no me entero de nada pero soy muy gracioso" que tan poco sentido tiene para un protagonista como este. Peor todavía es el amigote Kalmaku (cuyo nombre he tenido que buscar por internet, una muestra de la huella que deja), que ni siquiera funciona como personaje cómico, sobre todo porque no ofrece ningún tipo de contraste con el piloto irresponsable que encuentra el anillo. Y Carol Ferris es un "quiero y no puedo", quizá mejor escrita que muchas otras "chicas de héroe" de la gran pantalla, pero la actriz no le otorga personalidad alguna. En resumen, podría decirse que aparte de un guión flojo, encontramos un casting bastante pésimo donde solo se salvaría Mark Strong como Sinestro.

Pero lamentablemente, pese a la buena actuación del actor antes mencionado, este villano resulta ser el peor escrito de todos los presentes, junto al protagonista. Es incomprensible que alguien tan complejo como esta ambigua antítesis del Green Lantern terráqueo no haga nada en toda la película que no sea asistir de testigo poco participativo de los acontecimientos, un quejica intergaláctico que no está a la altura de su leyenda. De hecho, no son nada sutiles a la hora de encumbrar el mito del primer terrestre que recoge el anillo, luchando y venciendo a la amenaza supuestamente imbatible, Parallax, con ingenio y habilidad, pese a ser un supuesto novato. Ese punto está más o menos conseguido, pero lo que no resulta creíble, y ahí es donde cae la base del filme como si de un castillo de naipes se tratara, es que ningún Lantern sea capaz siquiera de prestarle batalla ni cinco tristes minutos. La historia pedía a gritos una escena con el cuerpo de policías espaciales dejándose la piel contra la vil amenaza, pero solo los vemos durante apenas dos minutos perdiendo irremisiblemente y muriendo de la forma más cutre posible. Además, la forma en que se presentan al final es para llamarlos patanes e inútiles durante milenios. Para colmo, en todo momento no nos quitamos de la cabeza el que estemos viendo una producción de tres al cuarto: los actores parecen de segunda, la historia es típica, lineal y predecible, los personajes son planos, el ritmo es aburrido y por desgracia el CGI canta la ópera, con escenas enteras donde la cara de Reynolds parece pegada sobre polígonos de colorines. Y aún pese a todo, sería justo decir que no es tan aberrante como para colocarla al lado de adaptaciones como la de Daredevil, el Motorista Fantasma o los 4 Fantásticos (ligeramente superior, pero similar a estas). Al menos puede presumir de estar a un nivel levemente mayor al de esos despropósitos. 

Pero definitivamente es una película fallida en casi todos los apartados, que no presenta apenas virtudes o elementos memorables, pero que por lo menos no se toma en serio a sí misma (buenísima la reacción de Ferris ante Green Lantern cuando lo tiene de frente por vez primera) y tiene alguna buena idea entre todo el desaprovechamiento de ídems. Solo la recomendaría a muy fans del género, porque dudo que ofrezca algo de interés a cinéfilos más exigentes.