lunes, 5 de julio de 2010

Robin de los bosques de Hollywood

Cada vez queda más claro que Hollywood prefiere no arriesgar nada hoy en día. Todo son adaptaciones, remakes, secuelas y cualquier cosa vale para atraer al público. El cine, ahora más que nunca, es un negocio, aunque como tal aún puede y debería atraer a su clientela con calidad, más allá de los movimientos de marketing de rigor. Por eso, no es raro encontrarnos con otro intento más de explotar un mito más que explorado fílmicamente como es el de Robin Hood. Ahora, con Ridley Scott en la dirección y un enfoque más histórico y realista, parecía que estábamos ante una apuesta segura.

Pero la verdad es que, para un servidor, se ha quedado a medias. Es cierto que el personaje jamás ha disfrutado de una mirada tan fiel a la Historia como la que tenemos aquí, en lo que puede ser una especie de "Robin Hood Begins" que narra cómo el susodicho acabó siendo un forajido perseguido por las tropas del príncipe Juan pese a haber sido capaz de evitar una guerra civil que podría haber tenido resultados catastróficos para Inglaterra. La trama, como tal, no es mala en absoluto y esta apoyada en una dirección y un acabado técnico realmente sobresalientes. Poco hay del ladrón de los bosques en este filme, siendo ese un dato menor e irrelevante, porque la adaptación de una leyenda debe ser vista con amplitud de miras. 

El problema llega, sin embargo, cuando esa nueva visión es ampliamente inferior a la de siempre, con poca emoción y un personaje protagonista que queda en un remedo flojo de Maximus en otra época. Además, el desarrollo dista mucho de resultar interesante o de ofrecer un clímax a a la altura de las circunstancias. Hay un momento en que parece que el lento arranque va a llevarnos a un desenlace que justica todas las tramas y personajes a las que se dedican tantos minutos, pero la batalla final queda como desangelada, un mal escenario para culminar las muchas tramas que auna el filme. Por suerte, los actores están a la altura de las circunstancias, dándolo todo y mostrando su buen hacer, destacando especialmente Cate Blanchett, que por momentos es capaz incluso de ponerse por encima de Crowe, interpretativamente hablando.

Sentimientos enfrentados en un filme del que esperaba mucho más. No es para nada una mala película, pero desde luego está a años luz de las posibilidades, tanto del director, como del planteamiento en sí. Que esa es otra, ya podrían haber puesto otro título más descriptivo a lo que se cuenta, que ya huelen estos movimientos comerciales, a la cabeza me viene también la última obra de Burton.

4 comentarios:

Int dijo...

Al final se va a quedar con el título de ROBIN HOOD BEGINS. No sé como no se les ocurrió a los creadores.

Como conoces bien mi opinión sólo destacaré lo profundamente aburrida que me pareció.

Ovidio dijo...

Yo la veía con cierto interés, pero es que a medida que avanzaba y comprobaba que no iba hacia ninguna parte, sin ningún giro importante y sucumbiendo ante los tópicos, entonces me dí cuenta del esperpento que había visto: con una primera mitad que parece conducir a algo y otra realmente bochornosa que no consolida para nada lo visto hasta entonces.

Un desastre, y eso que me encanta Ridley Scott, que hasta American Gangster me parece un peliculón.

Pero esto me es imperdonable.

P.D. Gracias por escribir. :D

Aitor Maiden dijo...

Me parece una buena película que peca, como tu dices, de ir a lo seguro. Hubiese sido mucho mas interesante enfocarla desde el punto de vista del Sheriff de Nottingham, como en un principio estaba planeado.

Ovidio dijo...

Yo creo que, por ejemplo, tiene una fotografía perfecta y algunas interpretaciones más que dignas. Pero no entiendo cómo puede tener un guión tan flojo, de verdad.