viernes, 13 de febrero de 2009

New Frontier, la película animada

Que la Warner mima mucho los proyectos de animación de DC no es ningún misterio. Hasta hace poco, le daba mil vueltas a Marvel en cuanto a películas y series de dibujos, sobre todo desde que Bruce Timm se hizo cargo de ellas con clásicos como Batman TAS, La Máscara del Fantasma, Subzero, Superman/Batman, JLA Unlimited o la reciente Superman Doomsday. Este señor es una especie de Rey Midas, que convierte en oro todo lo que toca, incluso ejerciendo sólo de supervisor. Por ello, el acercamiento a esta adaptación del célebre cómic de Darwyn Cooke (que a mí me encanta) no podía ser más esperanzadora.

Sin embargo, aunque es una película de animación más que correcta y con momentos muy épicos que logran emocionar a más de un fan del género, se queda a medio camino por las expectativas y porque, en mi opinión, no llega a ser todo lo redonda que podría. El guión de Cooke, que es adaptado aquí, es muy bueno, con momentos muy emocionantes y otros bastante conmovedores por su simplicidad y el logrado acercamiento a los viejos superhéroes de DC de la Edad de Plata. Sin embargo, aunque calcan muchas escenas, al final la película, para el conocedor de ese cómic, parece un collage sin mucho acierto. Todo se queda a medias (excepto la muy lograda batalla final) y se simplifican muchísimos temas que se quedan como superficiales, sobre todo aquello que tiene que ver con la política de aquella época.

¿Es una mala película? En absoluto, de hecho la batalla final contra el Centro es de órdago, pero creo que se queda algo coja y precipitada. Aún así, repito que merece la pena, por algunos momentos y, sobre todo, el final.

Las expectativas pueden hacer mucho daño a la hora de ver o leer algo, este es un ejemplo de ello. Una buena película, pero decepcionante por lo que podría haber sido con un poco más de metraje y mesura.

Saludos.

3 comentarios:

Jack Ryder dijo...

Bueno, yo efectivamente lo vi muy simplificado (aunque eso tampoco lo vi demasiado mal, hablamos de un comic demasiado largo para una película). Aunque como largometraje de animación tiene momentos que se acercan a la obra de arte: valgan el prólogo y la secuencia de títulos como ejemplo. Con todo, el gran fallo que le veo a esta peli es, precisamente, el mismo fallo que le veo al comic: el propio Centro.

Para los que no quieran destripes, aviso: estoy a punto de escribir lo que opino del Centro, y lo voy a hacer dejando un buen salto antes y otro después para que sepáis qué parte es la que no os tenéis que leer. ¿Listos? Vamos allá:

























Entiendo que la idea era soltar un enemigo tan formidable que hiciera falta una alianza entre todos los grandes superhéroes, para justificar así la creación de la Liga de la Justicia y el nacimiento de una nueva era. Pero ¿de verdad no se les ocurrió nada mejor a lo que enfrentar a los grandes héroes de la Tierra que una isla voladora y parlante que dispara rayos y caga dinosaurios?





















































Y hasta ahí el spoiler. Ya está. Pueden continuar. Vamos, circulen...

Neikos dijo...

Pues a ver si saco un ratillo y la veo.

Ovidio dijo...

Pues a mí la idea del Centro me parece adecuada para un cómic que se supone que quiere rescatar el espíritu de las series de superhéroes clásicas de los años 40 con la política de esa época.

Además, ¿cómo si no iban a poder crear una trama donde podrían relacionar a todos los héroes? Ten en cuenta que habría sido difícil sacar de otra manera a personajes como Los Investigadores de lo Desconocido.

Sinceramente, yo creo que sí es adecuado, y de hecho es lo que más me gusta en la película de animación y lo que mejor adaptan. Porque lo que es la trama política... la acortan una salvajada.

Yo lo creo es que debería haber durado más, que 70 minutos para dos libros de cómic como son New Frontier es muy poco.

O haber hecho dos películas, primera parte y segunda parte. No veo por qué no.