viernes, 18 de diciembre de 2009

Los Mangas, ese cómic de Oriente


Últimamente me ha dado por sacar a relucir los tópicos que equivocadamente circulan por este mundo cada vez más loco. Uno de los más hirientes, al menos para todo seguidor de cómics, es aquel que dice que ningún aficionado a las editoriales norteamericanas y, en especial, a los superhéroes, debería ser también aficionado al manga. Una tontería como un templo, pues cualquier autor de cualquier parte del mundo puede ser interesante por unas cosas u otras. Por ese motivo, para romper ese estúpido tópico y ese espantoso prejuicio de "manga malo, manga caca" que tienen algunos, he decidido enumerar los mangas que yo sigo, que son pocos sólo por cuestiones económicas:

-Rurouni Kenshin: El Guerrero Samurai. Ya me encantaba cuando veía el anime en Canal Plus, cuando lo emitían en abierto. Por aquel entonces, cuando internet no estaba en todos los hogares y no tenía ni de coña la misma fuerza que ahora, nos resultaba la serie de dibujos más espectacular y visceral. El manga resulta imprescindible para quien disfrutara de las andanzas del samurai sin amo, ya que el anime era realmente fiel a estas viñetas que nos hacen revivir las aventuras de este simpático y enigmático personaje. Muy divertido, interesante por los conceptos históricos que trata y recomendable. Además, la nueva edición, llamada Kanzeban (que viene a ser: con todos los extras, color, tamaño decente y completa) es fantástica.

-Monster. Siguiendo con los Kanzeban, este también se me antoja imprescindible. Una especie de thriller en el que la sombra del asesino resulta temible y sus actos impredecibles. Además de que siempre hay algún giro inesperado que nadie puede ver venir por lo bien hilvanado que está todo. Este es uno de los mangas de temática más occidental que hay, con un humor más bien escaso, ningún momento caricaturesco excesivo y más realista y duro que de costumbre. Interesante y engancha como pocos. En serio, uno de los mejores cómics, en general, que leo últimamente.

-One Piece. De este ya habré hablado por aquí. Quizá el manga más ligero y bizarro de todos los que he puesto en esta corta lista. Pese a todo, posiblemente el más divertido, cada vez que sale un número en la errática publicación de Planeta lo devoro al instante y siempre tiene algo que merece la pena. Menuda aventura la de la tripulación de Luffy y sus amigos.

Y sobre mangas que me dejan y me encantaría seguir, puedo recomendar Naruto (nada que ver con el anime, en serio), Full Metal Alchemist (este, sin embargo, tiene un anime maravilloso), Berserk (otro manga "serio" de calidad, un Conan oriental mucho más bestia), Ikigami y alguno más que me dejaré en el tintero.

En fin, que aquellos que no sigan mangas... no sé a qué esperan. Cerrarse a un tipo de cómic es tan absurdo como ver sólo películas de vampiros porque sí.

6 comentarios:

Sephirot dijo...

Solo puedo decir que razon tienes, y la imagen es una pasada (que es la mia) xD ale a cascarla xD

Itikichi dijo...

Es como los q leen manga y no leen americano, pero bueno, la gente es como es y punto, simplemente q nosotros molamos mas XD

LaGeller dijo...

¡Felices fiestas!

Jack Ryder dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, es una estupidez eso de que no te pueda gustar el manga sólo porque ya te guste el género superheróico.

Que casualmente a mí no me gusta el manga? También es cierto; pero no tiene nada que ver con que ya me gusten otros comics ;P

Ovidio dijo...

Sephirot, a cascarla tú tb. XD

Itikichi, di que sí.

LaGeller, felices fiestas a ti también y gracias. :D

Hombre Jack, que por ti no iba, tranquilo. En verdad va más por cierta gente de internet. Eso sí, te pierdes muchas cosas al no darles alguna oportunidad a algunas obras manga muy sugerentes. Pero claro, los clichés del cómic de por allí te han ganado la pàrtida.

Saludos.

David dijo...

Normalmente los más veteranos somos más de cómic USA, pero eso no quita que cuando hay un buen manga se lee y punto. Imprescindibles para mí, además de Monster que ya comentas, pues se me ocurren a botepronto Dr. Slump (magistralmente reeditado ahora por Planeta) y El Lobo Solitario y su Cachorro. Un momento, One Pound Gospel, casi que también.