domingo, 7 de noviembre de 2010

All Star Superman - El mito actualizado

Superman se muere.

Esa es la principal premisa y reclamo de la última gran obra completa de Morrison y Quitely. Mucho se ha escrito del super-hombre, del superhéroe que lo originó todo y aquello que ha faltado por contar sobre él lo han protagonizado varios sosias entre los que se encuentran las versiones de Authority (Apollo), Supreme Power (Hyperion) o Supreme de Alan Moore. Pero lo cierto es que el original sólo parece protagonizar un cómic sobresaliente si se sale de la continuidad establecida o alterando su propio status quo, como si por sí mismo no fuera lo suficientemente interesante. Y la verdad es que un servidor lo encuentra aborrecible como personaje intachable, noble y boy scout perfecto y absoluto. En resumen, se podría decir que en general no suelo soportar a Superman.

Grant Morrison, sin embargo, ofrece una de cal y otra de arena según el proyecto al que se enfrente. Lo mismo  sorprende a todo el mundo en su reinvención de los X-men que se vuelve más épico y clásico en la JLA. Su variedad es tal que también es capaz de realizar uno de sus mejores trabajos con un personaje tan poco popular como Animal Man, reinventándolo y transformándolo en ese impredecible superhéroe que abarca tan numerosas posibilidades como también se enfrenta a las situaciones  más bizarras imaginables. Aunque no lo veríamos completamente desatado hasta Doom Patrol, o el Asco, series que pueden gustar o no, pero no dejan indiferente a nadie. Por otro lado, es capaz de escribir un relato turbio y agobiante como el de Arkham Asylum y luego rescatar el Batman más camp y ridículo en su propia serie regular. En definitiva, sus trabajos pueden gustar o no, pero lo que no se puede negar es que siempre busca la salida más complicada y más imaginativa en todos ellos. All Star Superman, por supuesto, no es una excepción.

Creerás que un hombre puede volar, rezaba la película de Richard Donner que tanto ha calado en los fans del superhéroe. Morrison, sin embargo, éste nos dice con esta obra: Creerás en Superman.

Es curioso que leyendo The Boys (de Garth Ennis y Robertson) me encuentre con el impresionante contraste que ofrece con esta otra obra, una lectura del superhéroe más colorista, endiosado e intachable que jamás se haya visto, sin ningún atisbo de ambigüedad o turbias intenciones. Pero lo increíble es que, además, logre convencernos con tan clásico tono en los tiempos que corren, hasta el punto en que logra emocionarnos con las proezas del superhombre, todo lo que le ocurre, todo lo que intenta hacer, todo lo que inventa, la complejidad y naturalidad de su mundo, sus secundarios, sus "trabajos", sus amores y, en definitiva, su nobleza incuestionable. En otras palabras, llegas a adorarlo.

La música de John Williams retumba en nuestros oídos en todo momento, es el acompañamiento perfecto mientras vemos a Superman protagonizando las aventuras más divertidas, imaginativas, fascinantes e interesantes que haya tenido en muchísimo tiempo. Quizá se trate de una afirmación  un tanto exagerada, pero la verdad es que existen pocos cómics del personaje más completos que este, o que al menos ofrezcan la visión del superhéroe más clásica, pura y, a la vez, moderna y transgresora en algunos puntos. Todos los elementos que nos horrorizaban de la ingenua pero imaginativa Golden Age están aquí, actualizados y mejorados, presentados de una manera tan natural y orgánica que resultan incluso lógicos dentro de su propia lógica interna. En verdad no existe nada en estas páginas que sea realmente original, pero el tratamiento en sí  supone la diferencia, ya que presenta momentos inolvidables y frases memorables. All Star Superman es carisma pura, con un Frank Quitely soberbio cuyo brazo parece ser, una vez más, una extensión de la mente de Morrison, que parece alcanzar la plenitud de sus posibilidades con los lápices de este artista.

En definitiva, este es un cómic que representa la antítesis de lo que suele gustar hoy en día en el género  y sin embargo es capaz de fascinar al fan más reacio a este tipo de combinación de elementos fantásticos. Es magia, simple y llanamente, puede encandilar o puede que no, pero lo que sí está claro es que no deja indiferente.

1 comentario:

Goku_Junior dijo...

Para mi el mejor comic de Superman que he leído. Grandioso.