jueves, 18 de noviembre de 2010

Spider-man - Integral de Frank Miller

Curiosa elección de material por parte de Panini. Si hay un personaje que cuente con una serie de sagas bastante recomendables y de cierto nivel, ese es Spider-man. No obstante, tiene la suerte de contar con dos tomos propios en esta colección de Marvel Héroes, lo cual ya dice mucho de su popularidad y variedad. Sin embargo, pese a tener material de calidad de sobra para ofrecer en tomos unitarios, lo cierto es que también es difícil sacar algo inédito de este personaje o que lleve mucho tiempo sin editarse. Por suerte, el nombre de Frank Miller también tiene gancho y casi todas sus obras se han publicado en España, sólo quedaba reunir su labor dentro de las series de Spider-man, que por fin se reúnen en un solo volumen para gozo del fan más completista.

Este integral de Frank Miller, al contar con números tan dispares realizados por varios guionistas, puede ser quizá el menos recomendable para el lector menos ocasional. Aún así, no cabe duda de que contiene un material muy interesante, especialmente el escrito por Denny O´Neill y un viejo conocido de la editorial: Chris Claremont. El de este último es especialmente reseñable, ya que se trata de un Team-Up muy importante, al tratarse de la primera aparición de Karma, mucho antes de que acabara como integrante de los Nuevos Mutantes. En pocas páginas (que actualmente darían para un par de sagas), el guionista conocido como “el patriarca mutante” logra describirnos la vida y personalidad del personaje, con la indispensable participación de los 4 Fantásticos y el asombroso Spider-man.

No menos curiosas son las historias de O´Neill, que no se corta al mostrar sus inquietudes políticas (aunque sea muy por encima, con Von Muerte halagando a Hitler incluso) en argumentos con un tono un poco más urbano, aunque no exento de misticismo en la historia del Dr. Extraño, que es quizá la más agradecida para Miller, que muestra su admiración por Ditko al tratar dos creaciones gráficas suyas. El Team-Up con Punisher, por otro lado, nos trae al Miller más próximo al que conocemos, más similar al que  veríamos en la serie regular de Daredevil. En este número O´Neill demuestra tener muy buena mano a la hora de tratar la relación entre dos personajes tan dispares como son Frank Castle y Peter Parker. Por lo demás, es una historia clásica contra el Dr. Octopus que no quiere hacer otra cosa que agradar y divertir, objetivo que consigue.

Pero no todo es tan fantástico, el tomo está completado por un Annual de la serie Team-Up escrito por un primerizo Miller que además está dibujando por un nada agraciado Herb Trimpe, que es sin duda lo peor de este integral. No sólo por el dibujo, torpe e infantil al lado del estilo mostrado por el autor de 300, sino también por el espantoso tratamiento que se realiza del Hombre Púrpura, villano que no cobraría gran importancia hasta la llegada de Bendis pero que aquí es, incluso, más ridículo que nunca, especialmente al estar tan mal enfocado su poder, que se supone que está relacionado con la vista pero aquí lo relacionan con la voz. Los numerosos invitados que se pasean por tan estrambótico y torpe número no hacen más que entorpecer un desarrollo ya de por sí aburrido. Un Miller escritor que, más que recordarnos al que nos sorprendió en los 80, parece más bien un anticipo del que nos encontraríamos por estas fechas.

El tomo está completado con un número que forma parte de una saga incompleta (en este tomo) de Bill Mantlo en Peter Parker The Spectacular Spider-man (toma ya), que es el más desafortunado de todos al no mostrar ni el comienzo ni el final de la historia. Pese a todo, las virtudes pueden más que los defectos dentro de esta irregular recopilación, especialmente recomendable para quienes tengan curiosidad por ver los trabajos inéditos de este autor.

2 comentarios:

Int dijo...

Para mí es un placer rescatar a este Miller dibujante que, desde luego, se esforzaba mucho más que ahora (¡hasta hacía fondos!) y que, a pedar de sus defectos, dejaba entrever ya sus habilidades narrativas.

Del contenido me quedo con el Anual guionizado por O'Neil y, especialmente, el anual 15 con Punisher, aunque sea sólo por la colaboración con Janson.

Eso sí, poniéndome un poco tiquismiquis, no es tan completo como se pretende, ya que falta alguna portada.

Ovidio dijo...

A mí es que me encantó el número dedicado a Karma, tiene un "nosequé, quéseyo" del antiguo Claremont que me apasiona.

Pero los números de O´Neill también me gustan, es el resto lo que no recomendaría.