domingo, 16 de octubre de 2011

DC: The New 52 - 21 de septiembre (1)

Batman #1 

Esta, la serie de Snyder y Capullo, es la única que hay que leer del personaje de todo el evento. Una puesta al día perfecta y muy completa del status quo en la que el personaje se supone que está sumido en estos momentos. Es todo lo que debía haber sido la ahora redundante e innecesaria Detective Comics de Tony Daniel dentro de este tono urbano y crudo, utiliza mucho mejor los elementos que veremos más adelante repetidos en The Dark Knight de Finch (espantosa, ya veréis) y funciona mejor como presentación del hombre murciélago que el Batman y Robin de Tomasi. Esto es escribir bien a Batman sin reparar en morbosidad o violencia y utilizando como es debido su faceta de detective. Tiene un caso interesante (con un cliffhanger bueno de verdad), una genial presentación de lo que es Gotham, quién es Bruce Wayne, quién es Batman y cuáles son sus aliados y villanos. Todo en un solo número. Sobresaliente, en serio, es la serie del hombre murciélago que esperaba leer, ojalá mantenga este nivel. Es más, hasta Greg Capullo está genial, su estilo viene que ni pintado y su Batman resulta muy vistoso y con mucha personalidad. 

Valoración: 7,5 / 10

Catwoman #1

El número va de... nada. Es uno de los peores números uno que he visto en este evento, más que nada porque ni sirve bien para presentar al personaje, ni presenta una trama interesante, ni nada de nada. Es Selina, muy pasada de rosca, que la han puteado, se busca un curro, encuentra alguien que la traumó antaño, lo hincha a hostias y luego se tira a Batman. Me perdonaréis si os destripo el cómic, pero es que es justo eso, ni más ni menos. ¿Para qué crear una personalidad, un entorno y unos secundarios decentes cuando puedes contar algo vacuo y sin gracia con montones de escenas pseudo-eróticas y algo de violencia forzada? Sin olvidarnos, oh sí, de las cajetillas de texto. Pensamientos por doquier, aunque no te interese lo que dicen. Pero por lo menos para que leas algo. Qué desperdicio de dibujos de March, en serio, ni ellos salvan este espantoso intento de ser supuestamente transgresor. 

Valoración: 3 / 10 

Blue Beetle #1 

Es curioso que hasta esta serie empiece de cero, teniendo en cuenta que es muy reciente. Aunque el motivo es evidente, eliminar todo rastro de la Crisis Infinita en el origen del personaje. Lo malo es que resulta demasiado redundante tras leer Static Shock. Ambas tratan de superhéroes adolescentes que pertenecen a minorías de norteamérica y hasta poseen el mismo color en sus uniformes. La gracia es que este tiene unos poderes y un diseño más molón, más atractivo para la chiquillada, especialmente porque lo habrán visto ya por televisión en el Intrépido Batman (Brave and the Bold). El número en sí no está mal, aunque hacen demasiadas referencias a comentarios y costumbres de la etnia a la que pertenece el protagonista que quedan un pelín forzados (Paco Taco... sigh). Y la verdad sea dicha, en cuanto a personalidad, el prota no resulta especialmente interesante. No obstante, los poderes y el artefacto que los activa tienen potencial, lo que ocurre es que no parecen estar en unas manos lo suficientemente capaces. Ig Guara realiza un buen trabajo, pero le ocurre como al guión: le falta chispa. 

Valoración: 5 / 10

DC Universe Presents Deadman #1 

Este número es tan confuso y pretende explicar tantísimas cosas al lector que acaba siendo incluso aburrido. Es un viaje explicando tantas vidas y tantos conceptos que acaba siendo abrumador. Incluso la premisa de la diosa (que parece una N´Avi) que otorga una serie de pruebas al protagonista resulta extraño y algo difícil de tragar en cuanto se intenta encontrar un sentido, hay motivaciones que no están muy claras y eso se nota. Hay ocasiones en las que uno no sabe si es el guionista, Paul Jenkins, el que se ha hecho un lío de tres pares de narices entre tanto personaje en tan pocas páginas, o es su forma de desarrollar la historia lo que está realmente mal. O quizá sea la mezcla de ambas cosas, tampoco es que sea todo tan complicado, pero evidentemente hay algo que falla, de otra manera no se puede explicar lo aburrido que resulta el número. Por lo menos se puede decir que el dibujo de Bernand Chang es más que potable, pero eso no quita el resultado deje algo indiferente. 

Valoración: 5 / 10