lunes, 24 de octubre de 2011

DC: The New 52 - Veredicto y fin

El motivo por el que he realizado todas estas reseñas es simple. Algunos dirían que es por regodearme en la extraña situación en la que se ha sumido la editorial DC desde que entraron en ella editores poco capaces, ya que en verdad quien me conoce sabe que siempre he tendido a ser más un lector de personajes de Marvel. Pero aunque no lo parezca, siempre he sido un fan letal de Batman y siempre he querido leer algo bueno de otros personajes como Aquaman, Wonder Woman o Green Lantern. Le he dado numerosas oportunidades a la editorial, especialmente cuando Planeta se hizo con los derechos, y casi siempre he salido escaldado. Quizá porque le concedo menos manga ancha, puesto que conozco mucho menos a los personajes, tiene que esforzarse mucho más para complacerme. 

En todo caso, este New 52, desde el principio ya olía a chamusquina, por lo apresurado que parecía un proyecto de este calibre, por la terrible excusa llamada Flashpoint que emplearon para dar pie al nuevo universo de ficción, por la idea del reboot a medias y por los autores implicados. Aún así, quería comprobar por mis propios ojos si el despropósito era tan mayúsculo como parecía, especialmente por si me perdía alguna joya escondida por el camino. Y estas son las conclusiones que he sacado: 

  • 52 son demasiadas series y se nota especialmente por la cantidad de redundantes que hay. Entre las que se parecen como dos copos de nieve tanto en tono como en el uso de los personajes y las que no aportan absolutamente nada, se nota en exceso que buscaban llegar a esa cifra como fuere. Parece como si los editores vieran en ese número algún tipo de propiedades mágicas para las ventas o algo por el estilo, pero esa decisión solo nos recalca los caprichos de un mandamás que lleva tiempo tratando de destacar con las mismas ideas una y otra vez, sin pensar en todo lo demás. En todo caso, resulta incomprensible que Batman The Dark Knight y Detective Comics convivan con exactamente los mismos objetivos, el mismo personaje, el mismo tono y los mismos errores, con dos dibujantes actuando de autores completos. Es un ejemplo muy exacto de todo lo que comentaba, desde luego.    
  • Algunos autores son desacertados y existen ausencias muy lamentables. James Robinson, Kurt Busiek, Will Pfeifer, Paul Dini, Chuck Dixon y algún que otro autor que se ha pasado a la competencia como Greg Rucka, todos ellos habrían venido muy bien para este relanzamiento, pero no están por estas series. Los motivos los ignoro, lo mismo alguno trabaja en exclusiva para alguna editorial que desconozco y demás. Pero se nota que el tener que sacar tanto número les ha llevado a fichar a un grupo de autores que hacía tiempo que no veíamos por las editoriales. El caso más sonoro es el de Scott Lobdell, por supuesto, que no es que vuelva con un título cualquiera, no, sino que viene con la responsabilidad de relanzar dos franquicias de gran importancia, como son los Titanes y el propio Superboy. Sin olvidarnos de Capucha Roja y sus acompañantes, que tampoco son moco de pavo. No se comprende que de repente le ofrezcan cabeceras tan importantes, siendo uno de los que perpetró una de las peores épocas para los mutantes en los noventa, habiendo permanecido tantos años en una serie sin aportar nada nuevo de gran interés. Es una mala decisión, lo mismo habría funcionado mejor con personajes más desconocidos, pero irónicamente autores que han demostrado más ingenio, calidad y versatilidad como el dúo formado por Abnett y Lanning solo hacen series bastante más secundarias, mientras algunos dibujantes juegan a ser escritores en otras de mayor popularidad. Inconcebible, incluso el evento post-Crisis Infinita, "Año después", estuvo mucho mejor organizado y planificado.
  • El tono general es pretenciosamente transgresor, pero solo consigue hacer iguales a todas las series de forma forzada. Violencia, erotismo y cierto toque macabro. Villanos nuevos a tutiplén, la mayoría misteriosos, todos psicópatas ávidos de sangre. Gotham City nunca había sido tan sórdida, parece sacada de Se7en o Saw, y las chicas podrían provenir de Sin City y no nos sorprenderíamos en absoluto. Es como si el espíritu del peor Frank Miller (el mal entendido, sobre todo) se hubiese apoderado de la editorial. Solo se salvan aquellas series cuyos autores tienen la suficiente destreza y personalidad para lidiar con todo ello. Pero tanto los nuevos como los dibujantes o las "viejas glorias" hacen gala de un toque realmente repulsivo y forzado de sensualidad barata (si al menos asomara algún pezón, que sabemos que eso es imposible) y casquería por doquier. Los mejores ejemplos los tenemos en Tony Daniel, David Finch, Lobdell o Winnick. Ver para creer.
  • Los cambios y la eliminación total de ciertas etapas de la continuidad no compensan en absoluto. Especialmente alarmante en el caso de Flash, JLA, Green Arrow o los Titanes. Esas series estaban muy bien asentadas, con unas etapas más que consolidadas, pero por alguna extraña razón decidieron dar unos enormes pasos de cangrejo con ellas, eliminando de una tacada historias realmente interesantes y provechosas que son irrepetibles. Ver cómo los autores tratan de obviar esos momentos a su manera buscando caminos similares es desesperanzador, y sobre todo muy aburrido. Quizá los nuevos lectores no tengan esa desagradable sensación de leer lo mismo pero mucho peor contado, pero los que estaban ahí, probablemente la gran mayoría, dudo que estén muy interesados por ver cómo reescriben la historia manteniendo solo lo que a los autores les conviene. Si fuera un reinicio total, sería otra cosa, se adoptaría otra actitud y se aceptaría en cierto modo. Pero siendo parcial es más difícil subirse al carro, porque ni siquiera la editorial tiene claro qué vale o qué no, improvisan sobre la marcha. 
  • Las mejores series son las que casualmente habrían salido exactamente igual sin el reboot. Siendo este el punto el más triste de todos. Animal Man, Wonder Woman, Batman & Robin... estas tres son algunas de las mejores del evento, consolidándose además con el número 2, prometiendo mejorar en un futuro. Y curiosamente, si uno se para a pensarlo, es evidente llegar a la conclusión de que habrían funcionado igual sin todo el esperpento que han realizado de por medio. De hecho, son series que continúan tramas ya realizadas en años anteriores, que demuestran que no todo lo que se había hecho estaba mal y que la continuidad es importante para dotar de trascendencia, solidez y credibilidad a muchos personajes que, de otra manera y como se ha demostrado en el punto anterior, no nos gustarían tanto. Esto solo reafirma que los cambios, lejos de mejorar las cosas, han hecho mejores a aquellos personajes que ya contaban con un status quo muy interesante y con posibilidades. Precisamente el que ya tenían antes de este evento.

  • Han perdido una enorme oportunidad. El pseudo-reboot, lejos de haber mejorado nada o de haber aportado solidez a lo que ya había, ha convertido la continuidad de DC en un extraño castillo de naipes sin ningún tipo de base, que cae lentamente ante nuestros ojos sin que nada pueda impedirlo. En otras palabras, los lectores de siempre podemos intentar confeccionar nuestro propio mapa de los acontecimientos en nuestra cabeza, pero los lectores novatos se van a encontrar muy perdidos entre unas cosas y otras, especialmente porque no todo empieza de cero. Es un caos, ¿cómo lo solucionarán en algún futuro? ¿Comenzando de nuevo? Para entonces quizá sea demasiado tarde, quizá los números 1 no volverán a causar la misma impresión si se repite la jugada. Muy bien se tendrían que hacer las cosas para que todo funcionara tal y como está a largo plazo. Era una buena ocasión para tomar las riendas y poner un poco de orden en todo el caótico recorrido que llevaba siguiendo la editorial desde hace media década. Pero no lo han aprovechado, al contrario: lo han empeorado aún más.
Cabe destacar que todavía estamos ante números 1, con el decompresive storytelling tan en boga hoy en día, algunas de las series todavía no han terminado de arrancar y podrían darnos alguna futura sorpresa, del mismo modo que también podrían acabar fatal, sobre todo teniendo en cuenta que muchos equipos creativos da la impresión de que no van a aguantar mucho. 

Al final es lo de siempre, solo se necesita una buena gestión y buenos autores para conseguir la fidelidad de un grueso de lectores. Con esto, da la impresión de que ni siquiera esa mitad del trabajo la van a cumplir, porque de hecho no la han cumplido desde hace unos cuantos años. En otras palabras, mucho tiene que mejorar el asunto para que todo esto vaya a buen puerto, porque por mucho que el mes de septiembre fuera un éxito de ventas solo es un caso puntual que puede ir en un peligroso y progresivo declive en los meses venideros. No me gustaría, sinceramente, que la editorial se fuera a pique por tantas malas decisiones acumuladas, pero algo me dice que, como no reaccionen a tiempo y rueden cabezas, podría enfrentarse a serios problemas. Por ahora, la confianza y la credibilidad la están perdiendo a marchas forzadas, y eso ya de por sí es muy alarmante. El tiempo dirá en qué acaba todo esto. Me encantaría poder decir en un futuro que fui un alarmista.

5 comentarios:

Yota dijo...

Me ha gustado mucho tu post, un análisis de lo más acertado, probablemente no llegue a leer ninguno de estos tebeos, pero al menos les echaré un vistazo.

Ovidio dijo...

Gracias por tu comentario, Yota. Aunque eso sí, pienso que Animal Man, Wonder Woman y All Star Western bien merecen una lectura.

Oneyros dijo...

Yo le echare un vistazo a Catwoman por el dibujo y el personaje y a "Wonder Woman" porque lo estais poniendo todos genial y me pica la curiosidad!

Creo que ha sido un exito en ventas, que se vera desinflado segun vayan pasando los meses, de manera catastrofica y por ello han cogido a Flash como "Bishop" para solucionarlo cuando sea.
Es coger la peor idea de Marvel de los ultimos años y aplicarla a una editorial entera.
Un desproposito en concepto y por lo visto en resultado tambien.

Ovidio dijo...

En concepto, en ejecución y en resultado.

Un touchdown en toda regla.

Aún así, mírate Wonder Woman. Te diría que te alejaras de Catwoman, pero sé que la curiosidad te va a poder. Solo recuerda que... mató al gato, en este caso a la gata. XD

oficina virtual dijo...

excelente comentario, su contenido, espero sigas escribiendo tan buenos comentarios.