martes, 6 de enero de 2009

Han venido los Reyes. Y no los de España, por suerte.

Han venido los de Oriente y han dejado regalos a diestro y siniestro en todas las casas mientras yo me empetaba de ron Barceló y Heinekens en casa de un amigo, en el recinto festero conocido como la carpa y en el pub llamado La Primera. Y lo hicieron en los momentos estratégicos, cuando no me asomaba para mirar si se metían por las ventanas, qué cracks.

Que vale, que muchos dicen que no existen y tal, pero qué bonito es forzarse a creerlo. XD

Unos Reyes más que decentes, me ha llegado una estantería, una figura que próximamente veréis por aquí dibujada, unos calcetines, dinerillo fresco que seguramente vaya a parar en cómics atrasados y las películas de Wall.E, El Increíble Hulk y Iron Man.

Vamos, que no me quejo.

¿Qué tal vosotros?

Saludos.