jueves, 22 de enero de 2009

Kenshin, el guerrero samurai

Hoy actualizo con un dibujo que dije que haría hace ya por lo menos tres años: Un Kenshin dibujado al estilo americano (aunque yo siempre diré que es el mío, que es un híbrido de todo un poco, pero bueno). Algunos dirán que es una blasfemia dibujarlo así, pero a mí me resulta curioso y me divierte verlo en otros estilos. Al fin y al cabo, no se parece en nada el Kenshin del anime a los de los OVAs, que tienen un estilo un poco más realista o adulto, por así decirlo.

El caso es que me encanta este personaje, pero no por sus batallas o por la buena narrativa del manga, no. Me gusta porque es una serie histórica, que te muestra cosas que realmente existieron en el sistema medieval oriental, con los señores feudales, los espadachines con señor o el nuevo sistema tras la guerra con los grupos separatistas, los samurais que se niegan a ver el nuevo orden, el Gobierno y los anarquistas. En otras palabras, en Kenshin podemos ver reflejado un momento histórico que, al menos para mí, resulta exótico y desconocido. Sólo por eso ya me encanta la serie. Y eso que los personajes y las historias rayan muy buen nivel.

Pronto hablaré de otras series del estilo, históricas que emplean personajes que realmente existieron a su manera y que lejos de tener ese tufillo educacional de enseñanza (véase Érase una vez el Hombre, por ejemplo), se acoplan a la historia ficticia con mucha naturalidad, por lo que enriquece todo el conjunto.

Saludos.