domingo, 25 de enero de 2009

The Spirit by... Frank Miller

Para quien no lo reconozca (porque no me ha salido del todo bien), la mujer con cara de tío es un intento de caricatura de Frank Miller. Para quien conozca a Spirit y haya visto la película, creo que el resto se lo imaginará.

El caso es que si tuviera que hacer una lista de las peores películas del año pasado, sin duda escogería esta terrible adaptación que esta leyenda viva ha perpetrado hace poco. Y digo leyenda viva porque no hay mejor adjetivo para referirse a Frank Miller, el autor de cómics que revolucionó el medio y, sobre todo, el género de los superhéroes con su reinvención total de Daredevil (que casi podría decirse que es su creador, aunque realmente lo fueran Stan Lee y Bill Everett hace tiempo) y su Dark Knight, el primero, el que se puede equiparar al célebre Watchmen.

Ahora, desde Sin City, y salvo alguna otra obra como pueden ser 300 o Ese Cobarde Bastardo, decir que Miller es una sombra de lo que era es quedarse corto. Utilizando una comparación entre directores de cine, Miller ha pasado de ser un Tarantino en potencia (diría que en creatividad e inventiva dentro de su campo ha sido incluso superior) a un Uwe Boll de segunda. En otras palabras, si las comparaciones son odiosas, en este caso son hasta insultantes.

Es mi apreciación personal, claro. Pero lo cierto es que equipararlo a Uwe Boll (uno de los peores directores que nos ha dado nunca el cine) es ahora más exacto si vemos su primera aportación directa al cine, la adaptación de la obra de su difunto y antaño colega (se supone) Will Eisner: The Spirit.

No es sólo una mala adaptación realizada con desmesurada ambición y mucho ego (¿por qué Miller quiso hacer propia de esa manera una obra comiquera con tanto estilo personal y único?), sino que además es una película horrible. Muchos han hablado de ella y las críticas no muestran piedad alguna con el filme. Cuando me dispuse a comprobar por mis propios ojos si era tal el desastre no daba crédito a lo que veía, pues todo lo que se ha dicho sobre ella se queda corto.

Igual exagero un poco, pero es que pensaba que por lo menos iba a ser divertida si se veía desde un prisma caricaturesco y chanante, en plan película surrealista comiquera sin complejos. Pero es que se queda a medio camino de todo: lo mismo va de seria y psicológica (sí, de repente la horrorosa y monótona voz en off empieza a narrar dilemas existenciales) como de repente te coloca engendros sin sentido con explicaciones que si no te las tomas a broma te sientes algo tonto. Hay que verlo para creerlo.

Pero es que ni siquiera puede verse como un producto de Serie-Z con el que reírse un poco, como me pasó con algunas secuelas de la saga de Drácula de la Hammer. No, es que ni siquiera tiene el encanto del cine más caspa, está todo tan forzado y tan cutre que ni siquiera divierte. El desarrollo de la trama brilla por su ausencia y hasta vi la película a cachos del aburrimiento en el que me tenía sumido. Creo que hasta prefiero Casi 300, que al menos me río un poco.

En fin, que queda clarísimo que no la recomiendo para nada. Y para más inri, ni siquiera ha sido nominada a los Razzies de este año. Pero El Incidente o Indiana Jones 4 sí, claro. Es lógico.

Saludos.

3 comentarios:

Jack Ryder dijo...

¿Cómo puedes hablar así de mal de una película tan magnífica? ¡Vergüenza debería darte! ¡Si es la obra cumbre de la cinematografía mundial! ¡Si es que se merecería el Oscar a la mejor película!


(ah, espera, ¿has dicho The Spirit?) Te has quedado corto. Una película capaz de soltarnos la apoteósica escena del pie (los que la hayan visto sabrán cuál es, los que no probablemente estarán pensando "qué feliz soy de no saber de qué hablan") no creo siquiera que merezca llamarse "película". Y va Miller y la estrena en navidades... no sé por qué, me da que el fantasma del Will Eisner pasado tendría que haberle hecho una visita.

Con un bate de béisbol.




O dos.




Visitas.









Y bates.

Ovidio dijo...

Muuuchos bates.

Y katanas.

Y... un misil nuclear.

Sólo por si acaso.

- YOGUR - dijo...

"Y digo leyenda viva porque no hay mejor adjetivo para referirse a Frank Miller"

Eso en el pasado, ahora no deja de ser uno más con un gran pasado pero con escaso o nulo acierto artístico últimamente. Las cosas como son.