miércoles, 3 de diciembre de 2008

Demonios y vampiros

No es un nuevo libro de Dan Brown, ni la secuela de la adaptación de Ángeles y Demonios que van a hacer al cine.

Siempre me gustó el personaje de Rondador Nocturno, quizá sea por su carisma, por ser uno de los buenos con aspecto inhumano y también por la ironía de tener aspecto de demonio para acabar siendo creyente y hasta sacerdote (aunque luego dijeran que era mentira y un plan de blablablabla).

Y de eso me gustaría hablar un poco, este es uno de esos personajes maltratados que ha pasado por varias manos y muchas han sido muy irrespetuosas. Han destrozado su carisma en numerosas ocasiones, le han perpetrado un origen ridículo con un padre mutante de tiempos pretéritos y demás gilipolleces. En resumen, qué pena da dejar esta clase de personajes en manos de guionistas sin talento.

Por otro lado, he visto El Circo de los Vampiros, esa película de la Hammer que tanto le gusta a mascarada (que a saber ande anda). Así que ahí va mi crítica:

Se nota que es una película del inicio del declive de la productora inglesa, porque madre mía la cantidad de desnudos y cadáveres que desfilan en tan pocos minutos, algunos sin venir a cuento. Lo que menos me ha gustado ha sido que los vampiros pueden hacer lo que les venga en gana: Ya sea transformarse en animales como hacer que un espejo permita teleportarlos a otro sitio, tanto a ellos como a sus víctimas (tiene gracia, precisamente vampiros, esos que no se reflejan). Todo eso hace que, para mi gusto, la película sea excesivamente fantasiosa. Pero lo peor es que encima tenemos personajes planos, sosos y aburridos, con diálogos sonrojantes y un guión repleto de idas y venidas aburridísimas. En definitiva, lo único que salva la película, para mi gusto, es la dirección, que es más competente de lo que esperaba. Voy a estar atento a Robert Young, que tiene talento y se nota.

En fin, una decepción bastante gorda, lo siento mascarada.

¡Saludos!