miércoles, 10 de diciembre de 2008

El Baile de los Vampiros y más sobre el fotolog

No en el orden del título, precisamente. Dejad que os diga otra perla más que he notado.

Estoy pasando todos los posts del fotolog a este blog, porque han pasado cuatro años y me niego a perder todos los posts (casi 200, caray) sólo porque ahora venga uno a denunciarme porque sí y los administradores decidan que deben borrarme sin avisarme ni nada.

El caso es que pasando las imágenes he notado la ausencia de algunos posts que han desaparecido por arte de magia. ¿Os suena de algo una crítica que hice a Star Wars Las Guerras Clon con una imagen de Yoda? Es que no la encuentro por ninguna parte y la verdad es que es algo que me ha sorprendido mucho. ¿Fallo interno? ¿Me lo borraron? No tengo ni idea.

Y ahora hablemos de la bizarrada de Roman Polanski:

-El Baile de los Vampiros: Empieza de fábula, nada más empezar a verla parecía que iba a ser el equivalente de El Jovencito Frankenstein (obligatoria, en serio) para los vampiros, lo cual quiere decir que yo vaticinaba una parodia divertidísima de las películas de la Hammer digna de ser considerada un clásico. Todo empieza con una especie de Van Helsing viejo acompañado de un discípulo (con otros nombres, claro) que van a ver si son ciertos los rumores de que von Krolock, poseedor de un castillo, sea realmente un vampiro. Éste es un trasunto de Drácula, solo que mucho menos solitario, ya que su castillo está repleto de "invitados", por así decirlo.

Lo dicho, empieza de maravilla, parece que va a ser una película paródica fantástica y los actores se portan de maravilla en unos decorados impresionantes y unos efectos decentes. Lo que se dice una calidad técnica de órdago, superior a las de la Hammer, que contaban con mucho menos presupuesto.

¿Problema? El guión. Es pobre, tiene pocos gags y encima repetitivos, haciendo hincapié demasiadas veces a un humor digno de Pajares y Esteso, y otras veces a uno similar al de Mortadelo y Filemón, con golpes y chichones. Para colmo, apenas hay gracias ocurrentes y la película termina de una manera abrupta, dejando al espectador exclamando un: -¿Ya está? ¿Eso es todo? bastante desesperanzador. A mitad de la película, se desvanece la impresión de que pueda ser el equivalente al Jovencito Frankenstein, y gran parte de la culpa la tiene el ritmo lento y pausado que tan mal le viene a un film de estas características.

En otras palabras, no es mala, pero tampoco buena. La veo una película fallida con muy buena presentación y unos actores más que competentes. Con todo lo que tenían a su disposición... da pena pensar en lo flojo que quedó el resultado final. Lástima.

Eso es todo por hoy.

Saludos.