jueves, 11 de diciembre de 2008

Sweeney y dos más de vampiros

Pues eso, lo que reza el título. Y calma, que pronto hablaré de otra clase de películas sin chupasangres de por medio.

Casi... XD

Vamos a la orta... digooo... al grano:

- Jóvenes Ocultos: Esta se la dedico a mascarada, que anda perdido por los mundos de las hipotecas, los préstamos e Ikea. Ríete tú de Narnia con su armario, su bruja y esa otra cosa que ahora mismo no recuerdo. En fin, que esta película me la recomendó él y me ha parecido curiosa. Sólo eso, sí, es una película adolescente con todo lo que ello conlleva, sólo que antaño (los 80 más bien) tenían más gracia en cuanto a este tipo de largometrajes ligeros juveniles con cierta chispa y gracia. Por momentos se me hizo absurdo, por otros hasta aburrida, pero la verdad es que en general no está nada mal. Cuando terminé de verla no estaba convencido, pero ahora resulta que le veo cierto puntillo friki que me anima a volver a verla y todo. No está mal.

¿De qué va? Ah, pues de unos vampiros que son adolescentes rebeldes y hacen de las suyas en un feliz pueblo americano repleto de jóvenes. Una familia que se inserta allí sufrirá en sus propias carnes los terribles sucesos que la gente del pueblo se niega a investigar.

- Drácula 2001: Esta se la dedico a SuperPJ, ya que la quería ver por razones... puramente estéticas, jejeje. Con esta película no puedo ser objetivo, aborrezco las típicas películas de terror adolescentes que Scream inauguró de moda en los cines. Y en este caso se me hace difícil ver a un Drácula en plan juvenil, siendo ultrapoderoso y capaz de todo y de cualquier cosa en todo momento para acabar siendo vencido como un panoli al final por la aparentemente tonta de la protagonista, que era una lerda al principio para pasar a ser una heróina que ni Lara Croft. Tiene sus buenos detalles, como el respetar la novela en ciertos puntos y los guiños a la Hammer (ojos rojos por ejemplo) son bastante divertidos. Además, el principio es prometedor, aunque luego se desinfle bastante.

En definitiva, una película ligera que no me gusta demasiado por culpa de tanto efectismo y bombardeo de lucecitas y sonidos estridentes porque sí. De todas maneras, ni de coña llega a ser tan mala como muchas otras de terror adolescente que hemos tenido la mala suerte de ver.

Y nada más, el de la imagen es Sweeney Todd, el barbero diabólico de la calle Fleet, que la tengo subida en Devianart y hasta el momento no se me había ocurrido pasarla por el fotolog.

Saludos.