miércoles, 26 de noviembre de 2008

A Dios pongo por testigo...

... que nunca volveré a pasar frío.

Después de semejante chorrada, por fin voy a hablar de mi cumpleaños.

Por un lado, mis padres me han regalado ropa, mucha ropa, que me hacía falta porque mi ropa de invierno ya era vieja y se había quedado desfasada. Mi abuela, para completar, me ha regalado unos zapatos, que también me hacían mucha falta. Vamos, que por fin puedo salir un finde tranquilo.

Luego, mis primassss Fina (que está en Barna y se le echa mucho de menos) y María me han regalado una figurilla de Fénix (ya lo comenté, está el dibujo de la susodicha algo más atrás) y unos cuadernos POP de Batman y Superman.

Para seguir con el lado friki de la vida, mis colegas me pillaron una hucha de Spider-man bastante resultona que, por alguna extraña razón, se pensaban que no me iba a gustar. Es la que aparece en la imagen de hoy con el fondo de Lo que el viento se llevó. Y también un peluche del personaje de Bone, que si no lo conocéis, ya pasaré a comentar lo genial que es el primer tomo y las ganas que tengo de hacerme con los siguientes.

Sobre cómo lo pasé este finde, pues quizá mejor el viernes (el mismo día de mi cumpleaños) que el sábado. Ya que quedamos temprano, fuímos a ver Quantum of Solace, cenamos muy bien en el Oriental, las copejas en el Maxi fueron amenas y la fiestecilla en la Primera (un pub de mi pueblo) no estuvo mal. El sábado tampoco es que fuera mal día, pero fue raro.

Lo mejor es que me felicitó mucha gente y hasta vinieron estos días personas que se hacen mucho de rogar para quedar. Así pues, no me quejo para nada.

¡Saludos!

P.D. Decirle a mascarada que ánimo, que la vida es así de puta y que lo lamento de veras. Gracias por felicitarme por sms, por cierto.